viernes. 09.12.2022

El Consejo de Ministros ha iniciado la reforma de las tasas universitarias, derogando el sistema de horquillas para los precios de las matrículas públicas introducidas en 2012, con el primer objetivo de reducir el precio de la primera matrícula de Grado.

Así lo manifestó la ministra portavoz, María Jesús Montero, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, en la que dijo que el sistema de horquillas para los precios de las matrículas provocó que «aumentara un 17 % el precio medio del crédito universitario».

Según Montero, la implantación de esa medida «perjudicó seriamente a los estudiantes», pero principalmente «a los que estaban en situaciones económicas más vulnerables», por lo que anunció que el Gobierno se ha propuesto fijar en dialogo con las comunidades el precio máximo de la matriculación.

«El objetivo es reducir este primer año la tasa de primera matricula de grado para poder bajar progresivamente el resto de las tasas», explicó.

El sistema de horquillas ha impactado de forma significativa sobre la estructura de precios, incrementándolos y aumentando la disparidad entre comunidades, por lo que el Ejecutivo intentará situar las tasas, de forma progresiva, en los niveles previos a 2011 para beneficiar al estudiantado.

Universidades detalla que en la actualidad, según el sistema de horquillas, para los estudios de grado los precios públicos han de cubrir entre el 0-25% de los costes en primera matrícula, entre el 30-40% en la segunda; entre el 65-75% en la tercera y entre el 90-100% a partir de la cuarta.

Por otro lado, la ministra era respondida ayer desde León. La Delegación de Enseñanza de la Diócesis de León se ha sumado a una iniciativa nacional de rechazo al actual proceso de tramitación de la Lomloe, la conocida como Ley Celaá, con una campaña en Twitter que ha alcanzado el trending topic en esta red social con más de 104.000 tuits.

Todos ellos han reclamado la paralización de la ley con el hasthag «#StopLeyCelaa», ha informado este martes la Diócesis de León en un comunicado.

Desde la Delegación de Enseñanza se indica que «lo que más extraña a los participantes de esta iniciativa es que en estas circunstancias de confinamiento, la ministra Isabel Celaá pretenda implantar con nocturnidad una ley que merece ser dialogada con todas las fuerzas políticas y estudiada con sosiego».

Gobierno y Junta pactarán las matrículas universitarias
Comentarios