lunes 21.10.2019
Diputación

El gobierno PSOE-UPL elimina la comisión de coordinación en un gesto de austeridad

El Pleno de organización de la Diputación de León aprobará mañana las pautas de gestión: 8 miembros del ejecutivo tendrán dedicación exclusiva
Eliminación Comisión de coordinación
Eliminación Comisión de coordinación

La era Eduardo Morán en la Diputación de León se inicia en un Pleno; un trámite para sancionar determinaciones políticas que vienen a devolver actividad a una institución bloqueada, atada de pies y manos desde hace dos semanas, por el cese obligado de todo el personal de confianza. La advertencia de intervención contra la situación alegal de ese refuerzo laboral obligó a vaciar oficinas, despachos de grupos políticos y otras estancias. Una veintena de efectivos que dejó la institución provincial asolada y a sus nuevos responsables con una cuestión sin responder: cómo resulta nuevo en la Diputación leonesa una situación que en otras administraciones se admite como lícito.

 

En los últimos quince días, el equipo de Gobierno del PSOE y la UPL no ha podido adoptar una decisión encaminada a facilitar la gestión, un contrato. El pleno de organización que se ha fijado mañana va a deshacer esa maraña. También, revelar la intención del equipo de gobierno de marcar diferencias con la gestión anterior; por ejemplo, en cuestiones económicas. La austeridad . El mandato que empieza le saldrá más a cuenta a los contribuyentes, porque ahorrará en costes salariales y en remuneración del equipo de Gobierno: cinco de los trece componentes del ejecutivo no tendrán dedicación exclusiva, condición contractual reservada para el presidente y siete diputados; el vicepresidente primero, Matías Llorente, y el diputado de Fomento, Luis Alberto Arias, se acogerán a alguna de las fórmulas posibles que permiten las dedicaciones parciales.

 

No habrá gastos extraordinarios en el funcionamiento diario de la Diputación de León. El nuevo equipo de gobierno elimina la Comisión de Coordinación, que se compensaba con 275 euros por asistencia y sesión, y contaba con 54 convocatorias anuales.

 

Una de las cuestiones relevantes que se van a solventar en el pleno de organización se refiere a la propuesta de determinación de la plantilla eventual; los cargos de confianza que tuvieron que salir de la Diputación hace dos semanas con consejo legal. El equipo de Gobierno fija la contratación de 19 personas, que desempeñarán funciones tan dispares como jefes de gabinetes, secretarios o auxiliares. En este punto, en este reparto, fluye una de las fricciones entre el equipo de Gobierno y el principal de la oposición, el PP; que solicitó siete puestos para encajar a este personal y se tendrá que conformar con cuatro, número asignado en esas condiciones. El grupo de Ciudadanos tendrá disponibilidad de contratar a una persona para ese desempeño de personal de confianza; igual que la UPL.

 

Más fricción se aprecia en el desencuentro el reparto de dedicaciones exclusivas para el grupo del PP, en la oposición tras 24 años al frente de la Diputación;: los populares se quedarán con dos dedicaciones exclusivas, un número que no satisface el interés de sus diputados por el reparto de esta condición, en la que están interesados el ex presidente Juan Martínez Majo, y los ex vicepresidentes Francisco Castañón y Lupicinio Rodrigo. Los populares llegaron a solicitar la asignación de seis dedicaciones exclusivas, que defendían por la figura de la proporcionalidad en base a la representación en Pleno.

El gobierno PSOE-UPL elimina la comisión de coordinación en un gesto de austeridad