martes. 28.06.2022
Integración del ferrocarril

El Gobierno rescata a Almería con el soterramiento al que aspira Trobajo

Adif agiliza otra eliminación de pasarelas en el tercer agravio con León en las últimas semanas
La movilización de los vecinos contra el soterramiento despidió el viernes en Trobajo. DL
La movilización de los vecinos contra el soterramiento despidió el viernes en Trobajo. DL

Adif aprueba suprimir las pasarelas e inicia las expropiaciones para la integración del ferrocarril. En Trobajo, no; en Almería, localidad que se suma a la experiencia de las ciudades rescatadas del patíbulo urbanístico de los pasos elevados y las urbes con dos orillas, una a cada margen de las brechas del ferrocarril.

Almería es ya la tercera ciudad que en las últimas semanas se une al club de los rescatados de ese selecto club de ciudades afectadas por la negativa a soterrar, que adelgazó con la recientes intervención del Ministerio de Transportes a favor de las reinvindicaciones de Montcada y Langreo; ahora, la capital mediterránea; con lo que las exclamaciones de la plataforma vecinal de Trobajo van camino de encontrase con su eco en mitad de este erial de inversión en las infraestructuras que demanda la ciudadanía.

El paso de Adif en Almería es hacia los expedientes para emprende las expropiaciones que van a aclarar el pasillo por el discurrirá el tren, por el medio de esta ciudad, agraciada además con el desarrollo imparable del Corredor Mediterráneo, esa autopista ferroviaria que ya cuenta con tramos con fondo de pantalla de tres vías.

En medio del tercer ejemplo de agravio que experimenta, después de los casos de Montcada (con cerca de 400 millones de inversión) y Langreo, la plataforma vecinal de Trobajo del Camino trata de entender la diferencia en la vara de medir las reivindicaciones y las concesiones inversoras por parte del Ministerio de Transportes con un proyecto mucho más modesto del que se acaba de poner en marcha en la ciudad almeriense. «Aquí bastaría con dos vías, en el proyecto inicial eran cuatro», no se cansa de repetir, Marta Román, la portavoz de la plataforma vecinal leonesa que da visibilidad al desengaño que genera la negativa del Gobierno a destinar una inversión demandada a la integración del tren bajo losa a sus paso por Trobajo.

Pancartas en el puente que se va a demoler para hacerlo recrecer hasta el límite que exige el enganche del vuelo de la catenaria en las vías de alta velocidad; el empapelado en los edificios, los mismos que verán crecer una visera y la sombra de la estructura dos pisos más arriba de lo que se expone ahora con vistas al paso rodado que ahora los acordona por el norte; la población, disgustada con la actitud del Ayuntamiento de San Andrés por lo que entienden una postura demasiado tibia con respecto a la reivindicación del soterramiento ante el Gobierno; el disgusto se extiende también a algún grupo de la oposición, reticente a apoyar en público las demandas vecinales.

Trobajo se volvió a exponer a los criterios de selección del Gobierno para definir las inversiones ferroviarias; y otra vez, relegado, observa cómo el destino de las cuantías que son necesarias para atener las demandas vecinales se adjudican a otro enclave. Las ciudades que aspiraban al soterramiento se amparaban por un grupo de colectiva.

El Gobierno rescata a Almería con el soterramiento al que aspira Trobajo