jueves 09.07.2020
GARANTES DE LA SEGURIDAD

GRS, heredero del 14º Tercio

El 21 de junio de 1988 la Guardia Civil, en su afán por mejorar los servicios que presta a la sociedad, ponía en marcha la denominada Agrupación de Reserva y Seguridad que engloba a ocho Grupos de Reserva y Seguridad (GRS) y el escuadrón de Caballería. En La Virgen del Camino se ubica uno de los acuartelamientos del GRS

El 28 de marzo de 1844 un Real Decreto del Gobierno pone en marcha la Guardia Civil para `proteger eficazmente el orden y las personas y bienes’. El mariscal de campo Francisco Javier Girón y Ezpeleta, II Duque de Ahumada, es el encargado de conformar este grupo de seguridad. Las unidades de reserva, como el actual GRS, siempre fueron una pieza fundamental de la institución. Por este motivo, una orden de 28 de octubre de 1868 ponía en marcha el 14º Tercio de la Guardia Civil. Este grupo quedó constituido como única unidad de reserva y mantuvo su denominación hasta el mes de marzo de 1941, cuando se empezó a conocer como Primer Tercio Móvil. El 6 de septiembre de 1956 una orden del director general de la Guardia Civil reduce a uno los Tercios Móviles. Pervivió el de Madrid (el 1º), que pasó a denominarse Tercio Móvil. La reorganización de la institución por medio de la Instrucción General de 26 de julio de 1967 eliminó el Tercio Móvil, por lo que cada una de las Comandancias Móviles quedaron constituidas como unidades independientes. La Comandancia Móvil de Madrid, cuyas denominaciones fueron 1ª Comandancia Móvil y, desde 1984, 109ª Comandancia Móvil, fue la heredera histórica del 14º Tercio.

El 21 de junio de 1988 veía la luz la Orden General número 71, por la que se creaba la Agrupación Rural de Seguridad, que con posterioridad pasaba a denominarse Agrupación de Reserva y Seguridad, tal y como se conoce en la actualidad. Se recuperaba el mando único de un coronel para las Unidades de Reserva y se volvía a centralizar la jefatura de las Comandancias Móviles de Madrid, Sevilla, Barcelona y Logroño, a las que se añadieron Compañías de Reserva creadas en Comandancias como las de Valencia y León. Se trata de una reorganización de las Comandancias Móviles, tal y como se fundamenta en el preámbulo de la propia Orden General.

Los GRS tienen sus bases en Madrid, Sevilla, Valencia, Barcelona, Zaragoza, La Virgen del Camino (León), Pontevedra y Tenerife. El GRS número seis ubicado en La Virgen del Camino está compuesto por 181 hombres que para realizar su labor diaria disponen de 40 vehículos entre todoterreno y Furgoneta Especial de Intervención (FEI). Su ámbito de actuación es Castilla y León, a excepción de Ávila y Segovia que son competencia de los compañeros de Madrid por proximidad geográfica, Asturias y Cantabria. Pero también prestan servicio en cualquier parte de España donde son requeridos y en el extranjero. Durante este año varios de los efectivos del GRS de La Virgen asumen el trabajo de la seguridad en el Consulado General de España en Jerusalén.

Los componentes del GRS realizan labores muy variadas que van desde controles de seguridad ciudadana, actuaciones en situaciones de catástrofe o grave riesgo o cualquier hecho en el que sea precisa su participación debido a la amplia formación con la que cuentan sus componentes. La unidad de referencia del grupo es el Módulo de Intervención Rápida (MIR) que está compuesto entre 18 y 24 hombres.

Un control efectuado por el GRS de La Virgen del Camino en la A-231 (León-Burgos). F. OTERO PERANDONES

Uno de los trabajos en los que los GRS están en la primera línea son los escenarios contaminados para lo que cuentan con un equipo Nuclear-Radiológico-Biológico-Químico (NRBQ) cuyo responsable es el teniente José Ramón Cabeza.

Para desarrollar su trabajo disponen de material para la recogida de muestras sólidas o líquidas. El elemento sospechoso se deposita en tres envases que se envían al laboratorio para su análisis.

Los integrantes del GRS durante un ejercicio NRBQ. JESÚS F. SALVADORES

Su labor tiene lugar donde se ha producido una manipulación de productos peligrosos y para la misma disponen de diversos detectores, elementos que les proporcionan garantía y seguridad durante su trabajo. Estos dispositivos les aportan información sobre si hay gases, el nivel de oxígeno, presencia de materiales químicos, radiológicos o biológicos. Una vez finalizada la actuación, un detector especifica el nivel de contaminación de los trajes usados durante la misma.

En la realización de este trabajo, los agentes también cuentan con un equipo de respiración autónoma y una pértiga para la manipulación de fuentes radiológicas, el elemento más peligroso con el que se pueden encontrar en una intervención.

La utilización del traje adecuado y un trabajo preciso siguiendo todas las medidas de seguridad evita posibles riesgos de contaminación. La intervención en un incidente de carácter NRBQ requiere entre 20 y 24 miembros del GRS que son absolutamente autónomos al contar con el material adecuado para actuar frente a cualquier incidente y la suficiente preparación de los profesionales.

Los especialistas se equipan con los trajes especiales para controlar un incidente NRBQ. JESÚS F. SALVADORES 

En el momento de hacer frente a un episodio NRBQ los agentes se equipan en la zona descontaminada, también conocida como fría o limpia. Una vez superado este trámite normalmente suelen acceder por parejas al lugar en el que tienen que trabajar. Al finalizar su tarea es fundamental realizar una perfecta descontaminación de todo el material.

Los agentes del GRS también están especializados en la realización de rápeles, tirolinas y descensos desde barcos y helicópteros. Para ello cuentan con el material necesario para este trabajo como cuerdas, mosquetones y descensores. El instructor en este apartado es el guardia civil Julio César González.

En determinados trabajos los agentes se constituyen en el Módulo Especial de Intervención (MEI) y emplean entre otro material el chaleco balístico y los denominados arietes para las aperturas con el fin de acceder al lugar en el que tienen que actuar.

Cuando de lo que se trata es de ejercer un control de masas, lo que la población en general conoce como disolver una manifestación, los integrantes del GRS se protegen con un casco, rodilleras, espinilleras, coderas, máscara antigás, escudo, defensa (porra) y si es preciso el Cetme con el que se disparan los botes de humo y las bolas de goma.

Material utilizado por los integrantes del GRS en función del trabajo a realizar. JESÚS F. SALVADORES

Los agentes de GRS deben estar preparados para cualquier incidente, por lo que los ejercicios relacionados con diversas situaciones son habituales. El plan de formación y puesta al día del grupo requiere la realización de una serie de prácticas periódicas en ámbitos como el NRBQ. También realizan ejercicios con la colaboración de la Unidad Aérea de la Guardia Civil con base en el aeropuerto de La Virgen del Camino que consisten en el embarque y desembarque con material antidisturbio, así como la evacuación de heridos. En determinados trabajos que realiza el GRS el apoyo del helicóptero es fundamental. El día que se realizó este reportaje los pilotos de la aeronave eran el teniente Alejandro Alcaire Vallés y el sargento primero David Pereira Gutiérrez.

Uno de los ejercicios del GRS en colaboración con la Unidad Aérea de la Guardia Civil. JESÚS F. SALVADORES

La evidencia de su gran preparación en diversas facetas es el hecho de que en el Campeonato Nacional de Patrullas de Tiro Interejércitos, el GRS con sede en La Virgen del Camino resultó ganador en las pruebas que tuvieron lugar en los años 2012, 2013 y 2014 en la base militar de El Ferral del Bernesga.

GRS, heredero del 14º Tercio