miércoles 14/4/21
Empresas

El grupo catalán Labiana quiere hacerse con el control de Laboratorios Ovejero

Los trabajadores, que arrastran diez meses de impagos, ven con «optimismo» la posible compra de la empresa leonesa

El Grupo Labiana quiere hacerse con el control de Laboratorios Ovejero, que arrastra problemas de liquidez desde hace un año y adeuda diez nóminas a sus 76 empleados. La empresa catalana negocia ya la compra de la planta leonesa para que regrese a la actividad cuanto antes después de unos meses complicados que desembocaron en un preconcurso de acreedores y en un conflicto laboral por los impagos.

Tanto Comisiones Obreras como UGT confirmaron ayer que la compañía con sede en Barcelona ya ha presentado una oferta y que, incluso, se ha comprometido a liquidar de forma progresiva los salarios atrasados una vez cristalice la venta que —confían— va por el buen camino. Los trabajadores —añadieron— ven con optimismo el posible acuerdo que garantizaría la supervivencia de la empresa leonesa dedicada desde hace más de setenta años a la fabricación y distribución de productos veterinarios.

«El panorama que teníamos en diciembre ha cambiado porque ha aparecido un posible comprador, pero todavía no hay nada definitivo», reveló el responsable de industria en UGT, Francisco Romero, quien reconoció que la situación de Laboratorios Ovejero «era insostenible debido a sus problemas de liquidez para hacer frente a los pagos comprometidos».

Compromiso
Si cierran la venta, el nuevo propietario se compromete a mantener el empleo y pagar la deuda

En este sentido, espera que las conversaciones fructifiquen y el Grupo Labiana, dedicado también a la salud animal y humana, asuma la propiedad y cumpla con la hoja de ruta que ha pactado con la parte social para que Laboratorios Ovejero recupere el pulso. «El martes se firmó un acuerdo con el comité de empresa para reactivar la planta, inyectar liquidez y pagar la deuda, pero todo depende de la futura compra. Están en negociaciones», apuntó el representante de UGT, quien aseguró al respecto que tras este movimiento empiezan a ver luz al final del túnel, a pesar de que aún «no hay nada cerrado», insistió.

En la misma línea, su homólogo en CC OO, Ángel Santos, entiende que la propuesta del grupo catalán es «positiva» para los trabajadores de Laboratorios Ovejero, sobre todo después de que garantizara por escrito que no hará despidos y que mantendrá la producción de la planta leonesa si se hace con la dirección. «Siguen adeudando nóminas, pero al menos ahora hay un acuerdo de exclusividad para que el grupo catalán negocie en solitario la compra», apuntó.

No obstante, el pasado lunes las principales organizaciones sindicales solicitaron a la Fundación Anclaje, dependiente de la Junta, que constituya un grupo específico, al amparo del Protocolo de Empresas en Crisis, para tratar el asunto de Laboratorios Ovejero. «La situación en esta compañía, con más de setenta años de trayectoria en el campo de la salud animal, se ha deteriorado a lo largo de los últimos años, encontrándose en estos momentos ante un problema grave de falta de liquidez que está provocando el impago de salarios», señalaron en un comunicado conjunto.

Advierten de que su continuidad pasa por la diversificación de la actividad, tanto en el campo de la producción de medicamentos para animales como, en su caso, para el desarrollo de otras líneas, incluidos productos farmacéuticos de uso en seres humanos.

El grupo catalán Labiana quiere hacerse con el control de Laboratorios Ovejero