lunes. 03.10.2022

Las disposiciones del gobierno lo anunciaron claramente: «Las guarderías ya pueden abrir en la fase 2». Sin embargo, las de León siguen cerradas. Los 26 centros que funcionan con 150 trabajadores en plantilla, mil familias usuarias y unos 1.100 niños en sus aulas, siguen con la trapa bajada.

Y las razones son básicamente dos y se las echan en cara a las administraciones autonómica y central respectivamente. Por una parte la falta de un protocolo sanitario preciso para abrir con las máximas garantías de sanidad y por otra la carencia de un plan de ayudas que permita a este tipo de centros seguir activos, según explicó ayer su portavoz, Vanesa Millán. Como todos, cuando llegó la pandemia cerraron sus puertas. Con la desescalada el gobierno les comunica que los centros para pequeños de 0 a 6 años pueden reabrir de nuevo. Y ahí empezaron los problemas. «Me pongo en contacto con la Junta para que me precisen cómo, cuando y de qué manera tengo que abrir pero nos ha sido imposible planificar la apertura porque sin protocolo no sabemos por donde ir. En Sanidad tampoco lo saben». Así las cosas, ante el temor al contagio al trabajar con niños tan pequeños, «con todo lo que eso supone porque ellos no sabel de protocolos», ninguna guardería de León ha abierto ni saben cuando lo van a hacer. El otro problema es la falta de ayudas. Las administraciones no los contemplan y las guarderías reclaman subvenciones y que los Ertes se prolonguen hasta septiembre y la exoneración de la cuota de autónomos.

Las guarderías de León no abren por falta de un protocolo sanitario y de un plan de ayudas
Comentarios