miércoles 25/5/22
Entrevista | Ester Muñoz de la Iglesia, delegada territorial de la Junta en León

«No he venido aquí para disputar la Alcaldía o los sentimientos a nadie, a León se le defiende trabajando»

HABLA CLARO y deprisa. No en balde recibió el premio nacional de Oratoria Gabriel Cisneros con solo 23 años tras acabar sus estudios de Derecho. Génova, el Senado (donde fue portavoz de la Comisión de Justicia) y el día a día como asesora de Alfonso Fernández Mañueco le han dado un barniz laboral antes de llegar el pasado octubre a la Delegación Territorial de la Junta en León. Seis meses para hacer balance.
ester
La delegada territorial de la Junta ha recorrido estos seis meses la provincia para conocer los problemas de cerca. RAMIRO

—Asumió el cargo con el reto de acercar las «políticas útiles» de Fernández Mañueco. ¿Cuáles son?¿Son las mismas con Ciudadanos que con Vox?

—El PP tiene claro qué es lo que necesitan los ciudadanos de Castilla y León, unos servicios de primera que en buena medida tenemos. En Dependencia, sobresaliente, los de menos lista de espera y los que más invertimos, mucho más que el Gobierno. En Educación ahí están todos los informes independientes que muestran que un chaval que estudie en Villablino, en Astorga, en La Cabrera o en un colegio de León puede tener incluso mejor educación que uno de Munich, Roma, París o de Estocolmo. Y en Sanidad, con los problemas evidentes que tiene en toda España, somos la Comunidad con más centros de salud y la tercera con más médicos por paciente. Teniendo en cuenta que el PP tiene claro lo que se necesita, que es pensar en los ciudadanos, hicimos un pacto de gobierno con Cs con esos objetivos y ahora un pacto con Vox con esos objetivos y por eso estamos contentos.

—¿Pero cree de verdad posible mantener los consultorios en todos los pueblos?

—El presidente Mañueco tiene un compromiso que es mantenerlos y lo va a garantizar por ley, pero se necesitan más médicos y ahí es el Gobierno de España quien tiene que ayudar formando a más y acreditando a los médicos extranjeros que quieren venir a trabajar y ahora tardan mucho en conseguir el permiso. Son dos modelos, el que plantean algunos partidos de centralizar el servicio de sanidad en cabeceras de comarca y los que entendemos que tiene que estar distribuido por todo el territorio teniendo en cuenta la idiosincracia propia con una población muy envejecida y muy dispersa.

—¿Qué pasos está dando para ampliar el parque tecnológico y el polígono de Villadangos?

—El parque tecnológico es un proyecto que el presidente Mañueco se lo ha tomado como muy propio. En otros de la Comunidad como Valladolid, Burgos o Salamanca el Ayuntamiento de esas ciudades ponía el 20% de presupuesto para la ampliación o creación. En León, el Ayuntamiento dijo que no tenía dinero y Mañueco contestó que no pasa nada, la Junta pone todo. Vino aquí y firmó el convenio con el alcalde porque entiende que esta provincia, esta ciudad, tiene un potencial para ser el motor de la Comunidad, en palabras de él mismo, y eso se hace con inversiones. Somacyl ya se ha reunido con los vecinos a los que afectan las posibles expropiaciones para llegar a un acuerdo lo antes posible y empezar esas obras.

—Pero Boecillo ha recibido mucho más presupuesto y hay empresas que revelan que les exigían asentarse en Valladolid.

—Desconozco esas reuniones, desde luego no han sido oficiales, pero solo hay que acercarse a Boecillo y al parque de León para ver cómo está. Por eso el presidente Mañueco vino, firmó, puso el dinero y se está haciendo el proyecto. La ampliación no es un futurible, va a ser una realidad probablemente el año que viene.

—¿Quién tiene la culpa de que Torneros sea un erial?

—Más que de culpas me gusta hablar de qué parte ha hecho cada uno. La Delegación de la Junta hizo lo que le correspondía en tiempo y forma, que era la declaración de impacto ambiental. Hacían falta informes, entre ellos de la CHD, que mandó un primer informe de que no se cumplían los requisitos. Después otro para desdecirse. Cuando llegó, en un mes convocamos la reunión de medio ambiente, hicimos las reuniones pertinentes y la declaración que es extraordinaria. La gestión de Torneros está ahora en manos del Sepes y del Estado.

—El alcalde dijo que era un alivio no estar en la Mesa por León ¿lo piensa usted también?

—No, para mí no es un alivio. Me parece que las iniciativas que busquen que estemos todas las instituciones, la sociedad civil, los sindicatos y los empresarios, son buenas. Me da mucha pena que esa Mesa no esté funcionando porque León lo necesita e insto a reanudarla. Debemos hacer un ejercicio de autocrítica porque estaría muy mal que las instituciones no seamos capaces de ponernos de acuerdo y solucionar los problemas de León. Sigo creyendo que la Mesa es una gran solución, falta que nos sentemos y trabajar. Está muy bien manifestarse, reivindicar, llorar por tiempos pasados que fueron mejores, pero lo que hay que hacer es trabajar y sentarse. Y en esta provincia ha habido políticos que se han enfrentado a todos y a todo y no han conseguido nada. Yo soy más de cuando uno se sienta y trabaja, las cosas salen. La Junta ya puso el dinero hace un año, el Estado aún no. Y con independencia de la Mesa, la Junta sigue invirtiendo en León: el Conservatorio, la estación de autobuses, el parque tecnológico, Villadangos, los centros de salud del Ejido, de Bembibre, de Sahagún, de Pinilla, modernizando el regadío, millones para los fondos de cooperación local, escuelas de 2 a 3 años gratuitas... Seguimos invirtiendo, pero falta el concurso de todas las instituciones si queremos resolver problemas graves como la despoblación. ¿El Gobierno de España dónde está?, no ha estado ni en los presupuestos ni en la Mesa.

—¿Quiere decir que trabaja más la Junta que el Gobierno?, tradúzcalo en cifras.

—La provincia de León es la que más gasto e inversión tenía en los presupuestos de la Junta. En los presupuestos generales del Estado, cero euros en inversiones. Es bastante evidente que la Junta invierte más en León. Me gusta mucho recordar que somos la segunda Comunidad con menos impuestos detrás de Madrid. Un leonés con dos hijos paga 800 euros menos que un catalán en la declaración de la renta. Así que no solo son obras, son medidas que benefician. A veces se habla de que no se está haciendo nada y hay que ser justos con la Junta. Miras al Estado y no tiene ninguna inversión de todas las que prometió en aquel pacto que vino a firmar el ministro de Fomento. El Ayuntamiento solo está con la carretera de los Cubos y la Junta en cambio tiene en marcha el conservatorio, los centros de salud, la estación que será metropolitana de la Comunidad, o el nuevo polideportivo de Eras.

—Ponga plazos para ver el conservatorio, El Ejido, la estación...

—Es complicado hablar de plazos ahora tal y como está el sistema de construcción, pero las obras ahí están. Solo hay que ir a La Palomera para ver cómo se está construyendo el conservatorio, acercarse a la estación de autobuses... Están en marcha y la idea es que se puedan acabar en tiempo y forma más allá de los problemas que pueda haber de falta de materiales y precios.

—El agua se marcha a Castilla, ¿apoya las reivindicaciones para que haya más riego en León?

—Tenemos la suerte de tener agua, otros territorios no la tienen. León es la provincia con el regadío más moderno de toda España, donde la Junta ha invertido más en nuevo regadío. La apuesta de la Junta por los regantes de León está más que acreditada y no me gustan esos que dicen se va el agua para Valladolid. Hay que ser generosos, una vez que el agua está asegurada en la provincia de León creo que en esta vida hay que ser generoso.

—¿Cree que hay que defender Pinos expropiando a Asturias?

—Máximo apoyo a los ganaderos, que tienen todo el derecho a pastar ahí. Los permisos y las licencias son una competencia de la Junta. No sé si el nuevo consejero va a tener una reunión o no por la expropiación, pero sí que el ganado leonés puede pastar allí.

—¿Paró el 12-M?

—No, estaría eludiendo mis responsabilidades y no soy así. La mejor forma que tengo de defender León es trabajar y seguir pegada al territorio. Me parece muy bien que la gente se manifieste, yo nunca he repartido carnés, no me gusta decirle a la gente lo que tiene que hacer. Si se manifiestan es que estamos vivos, que tenemos futuro para León.

—¿Ve más cercano un acuerdo con Díez para resolver problemas de la ciudad o disputarle la Alcaldía?

—Yo no he venido aquí para disputar ni la Alcaldía ni los sentimientos ni nada a nadie. He venido a trabajar por la provincia de León y el alcalde me va a encontrar como me ha encontrado siempre para trabajar por esta ciudad y por los leoneses. Ahí es donde me muevo.

—¿Pero le gustaría ser la candidata del PP en León?

-—Ni me gustaría ni me dejaría de gustar. Acabo de llegar a la Delegación, estoy muy contenta, muy ilusionada. Estoy recorriéndome toda la provincia, estoy con los alcaldes, ayudando en lo que puedo, tienen en mí a una persona a la que pueden llamar a mi teléfono. Entiendo que esto de los candidatos gusta pero lo importante es que los partidos tengan equipo y el PP tiene banquillo y hay muchas personas capacitadas para dirigir León. Creo que a León le hace falta un alcalde o alcaldesa que mire por los ciudadanos y no por él y que esté representado por un partido que mire por los intereses ciudadanos y no por su supervivencia, más allá de nombres y apellidos.

—¿Cómo ha visto el protagonismo de Diez estos ultimos días, cree que el camino es reivindicar más el leonesismo?

—Yo no entro a valorar las políticas de los partidos, entra dentro de lo normal las luchas de poder. No me gusta que se deje de pensar en lo importante, que son los leoneses; y tampoco algunos de los discursos que oigo de si no me apoyas, estás contra León. Eso es muy propio de independentistas y en algunos casos de socialistas. Es como cuando te metías con Susana Díaz y decían que te metías con Andalucía. No, yo no reparto carnés de leonesismo, a León se le defiende trabajando. Y ahí es dónde me van a ver, trabajando. Insisto, si todas las instituciones con independencia del color político trabajamos juntas, León tiene mucho futuro, estoy convencida.

—Como senadora dijo que no le gustan los extremos y sí la moderación, ¿cómo valora la entrada de Vox?

—Yo no creo que haya que moderar a nadie, en este país hay una ley de partidos que determina qué partidos pueden presentarse a las elecciones. A partir de ahí nosotros hemos acordado un programa de gobierno con Vox, que ha sido la tercera fuerza política con más votos, con medidas que van a beneficiar. CyL es una de las comunidades más moderadas, con gente más tranquila, trabajadora y sosegada y no creo que voten a un partido radical.

—Criticó el uso de dinero público para desenterrar «huesos» en referencia a los de Franco, ¿está en sintonía en Memoria Histórica con Vox?

—En CyL no hay una ley de memoria histórica y vamos a ayudar a desenterrar a todas aquellas personas que tienen a sus familiares dispersados. El dolor no tiene ideología y creo que en eso todos los españoles podemos estar de acuerdo. No me gustan aquellos partidos que utilizan la historia o el dolor para enfrentar a ciudadanos. Es que no me gusta el enfrentamiento, separar. No sé si con eso estoy en sintonía con Vox, es lo que pienso.

—¿Está en riesgo la ley de violencia machista?

—Lo que me preocupa son las declaraciones irresponsables del PSOE, incluso de la propia Virginia Barcones, que utilizan a las personas, a las mujeres para hacer política metiendo miedo. Y me preocupa por si alguna maltratada no denuncia porque cree que la Junta no la va a proteger, y no es así.

—Sin restricciones covid, ¿cuándo abrirán este edificio a la presencialidad?

—En León solo está abierto al público el Ayuntamiento. La Diputación y todos los que tienen que ver con el Estado están con cita previa y también la Junta. Los contagios siguen en aumento, todas las medidas que ayuden a prevenir son buenas. Tuve una reunión con los jefes de sección para preguntarles sobre las quejas que podía haber sobre la no presencialidad y apenas hay. Los ciudadanos dicen que el servicio ha mejorado porque ya no hay que hacer colas de varias horas, vienen a su tiempo, el funcionario les atiende. En este edificio trabajan casi 800 personas y circulaban más de 1.200 en época de pandemia. Le he pedido al consejero de presidencia que sea la Junta la que determine cómo tenemos que trabajar en todas las delegaciones.

«No he venido aquí para disputar la Alcaldía o los sentimientos a nadie, a León se le...
Comentarios