martes 24/5/22
Marcos Pardo Fernández, de 9 años, y su hermano Lucas, de 10, con su colección de playmobil. VÍDEO: RAMIRO

«Con dos años me regalaron un Arca de Noé de playmovil y me gustó tanto que a partir de entonces Papá Noel, los Reyes, mis padres, mi tío, mi tía y todo el mundo me empezaron a traer más muñecos». Esa pasión por los pequeños juguetes germanos de apenas 7,5 centímetros que sintió Lucas Pardo Fernández casi de bebé (hoy ya tiene 10 años), y que también comparte con su hermano Marcos, de 9, ha desembocado en una magnífica exposición de más de mil piezas que ayer abrió sus puertas en la Casa de Cultura de Trobajo del Camino y que podrá contemplarse toda esta semana, excepto el día 6, de 18.00 a 20.00 horas. Como ellos mismos dicen, «queremos compartir el amor que sentimos por los playmobil con los demás». De ahí que hayan cuidado hasta el más mínimo detalle de la puesta en escena de sus queridos juguetes articulados en una sala de 40 metros cuadrados.

La muestra está compuesta por veinte dioramas (escenas de la vida cotidiana) que repasan diversas situaciones históricas e incluyen multitud de accesorios, desde vehículos a edificios, plantas y animales. También se puede observar la representación de varias películas como Cazafantasmas, Scooby Doo, Cómo entrenar a tu dragón, Playmobil, la película, o su última adquisición, Regreso al futuro.

Los hermanos Lucas y Marco Pardo no son nuevos en organizar exposiciones de su colección. La primera la realizaron hace tres años en su propia vivienda de la localidad de Villabalter, tras sembrar de carteles el pueblo anunciando la muestra. Ante la expectación que generaron estos niños-adultos, al año siguiente su padre les llevó ante la puerta del pedáneo Jesús Cuenco y allí ellos solos negociaron otra exposición en un local de la junta vecinal del que recibieron una llave para montar sus clicks de playmobil.

Expertos coleccionistas

La de Trobajo es la tercera muestra que idean, componen y afinan entre ambos. Su progenitor asegura que «solo les ayudamos a trasladarlos y en algo del montaje» sobre las mesas. Así que estos jóvenes coleccionistas trasladan por unos días todo su universo playmobil a la Casa de Cultura de Trobajo para exhibir el contenido de su «habitación de los juguetes» donde guardan estos muñecos creados hace más de medio siglo en Alemania, que hicieron y siguen haciendo las delicias de niños y adultos.

Los hermanos Pardo trasladan a Trobajo del Camino todo su universo Playmobil