domingo 28/2/21
El sector carga contra la Junta

Los hosteleros exigen abrir el interior y ampliar el horario hasta las 00.00

Reclaman la dimisión de Mañueco, al que acusan de llevar a la «ruina» a todo el sector
Protesta de los hosteleros frente a la Delegación Territorial de la Junta, donde rompieron platos para escenificar su hartazgo. RAMIRO

Los hosteleros leoneses cargaron de nuevo contra la Junta por el cierre interior de los establecimientos, la falta de ayudas, el toque de queda a las 22.00 horas y por la ausencia de diálogo entre el Ejecutivo de Alfonso Fernández Mañueco y los damnificados para que la desescalada sea menos traumática.

Una representación de los principales sectores afectados secundó ayer la protesta frente a la delegación territorial de la Administración autonómica, a la que acusan de implantar medidas demasiado restrictivas sin acreditar hasta el momento que los bares, los restaurantes y el resto de establecimientos dedicados al ocio sean un foco de contagios.

Durante la lectura del manifiesto, el presidente de la asociación provincial Martín Méndez lamentó que los hosteleros paguen las consecuencias económicas de la emergencia sanitaria mientras los responsables públicos miran hacia otro lado. Pidió la dimisión del presidente Alfonso Fernández Mañueco y exigió ayudas públicas, ágiles y urgentes. «No sé a qué esperan», criticó Martín Méndez, al mismo tiempo que reivindicó abrir inmediatamente el interior de la hostelería y ampliar hasta las 00.00 horas el toque de queda. «Nos están llevando a la ruina», avisó el portavoz de uno de los sectores, junto con el comercio, más golpeados por la pandemia. Arrastran seis meses de cierre total o parcial desde mediados de marzo. «La hostelería de León está herida de muerte y los empresarios estamos desesperados y arruinados», insistió.

Protesta
El sector más golpeado por la crisis está harto de «pagar los platos rotos» de la pandemia

No entiende cómo la Junta les pone en el centro de la diana cada vez que la curva del covid se dispara sin darles a cambio de esa «expropiación por el bien común», como ellos mismos la califican, algún tipo de compensación económica que amortigüe las pérdidas. Mil trabajadores se han quedado ya por el camino —tal y como señalaba la pancarta que portaban los manifestantes— y unas 300 licencias han desaparecido solo en la capital. «No somos números ni estadísticas. Detrás de cada candado existen miles de personas con nombres y apellidos, familias enteras que no pueden dormir. Somos personas que se están arruinando por sus decisiones. Ni somos la causa de la pandemia, ni la razón de su permanencia», señaló el presidente de la asociación provincial. «Los carteles de ‘Se vende’ son puñales que se clavan en las ilusiones de quienes un día con esfuerzo y dedicación dieron alegría y vida a León», añadió.

Aseguró al respecto que lo único que quieren es volver a trabajar. «Necesitamos ayudas directas, no más promesas vacías. Y necesitamos que realicen un análisis profundo, reflexivo y autocrítico de su actuación. Y, una vez que lo hayan realizado, asuman sin más dilación sus responsabilidades políticas», reivindicó Martín Méndez, que como el resto de compañeros, responsabiliza a los gobiernos central y autonómico del colapso que han sufrido sus negocios desde la irrupción del covid. Arrastran una caída de la facturación superior al 80 por ciento en algunos casos.

Cuando acabó el acto y, tras la lectura del comunicado, rompieron, por tercer martes consecutivo, unos cuantos platos para escenificar su hartazgo. Seguirán movilizándose hasta que las autoridades competentes suavicen las medidas y puedan trabajar en unas condiciones lo más dignas posible.

Los hosteleros exigen abrir el interior y ampliar el horario hasta las 00.00
Comentarios