jueves. 09.02.2023
La empresa destaca el amplio espacio aéreo de la región como ventaja

Ibarra se jacta de lograr la escuela de pilotos con apoyo del Gobierno

Talavera la Real estrenó ayer el centro, que adiestrará a 18 alumnos al año
Ibarra inauguró ayer la escuela de pilotos de Talavera la Real
La Escuela de Pilotos de Combate española de Talavera la Real se ha convertido desde ayer en centro de entrenamiento internacional, con lo que pretende establecer las bases para ser elegida como una de las tres únicas sedes que funcionen en Europa en el año 2015. El presidente de la Junta de Extremadura, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, asistió al acto de presentación de la Escuela Europea de Pilotos de Combate ubicada en la Base Aérea de Talavera la Real (Badajoz), en donde compartió mesa de honor con el general director de Enseñanza del Ejército del Aire, Juan Luis Bonet, y el director del programa Eads-Casa Air Military Systems, Fernando Plaza. El acuerdo entre el Ejército del Aire y Eads es parte del proceso de transformación de las Fuerzas Armadas Españolas a través de la ampliación y adaptación de los actuales recursos de la Escuela de Pilotos de Caza del Ejército del Aire y ofrecer así el curso avanzado a las Fuerzas Aéreas extranjeras. Tanto los representantes militares como los responsables de la empresa Eads se mostraron convencidos de que la base aérea de Talavera la Real presenta numerosas ventajas frente a las demás escuelas de pilotos de cazas conocidas en el mundo, al contar con un amplísimo espacio aéreo y disponer de instalaciones para prácticas de tiro virtual. Con la implantación de la Talavera European Fighter School (TEFS) en Extremadura, el presidente de la Junta aseguró que «se abre una nueva puerta con la industria aeronáutica y aviónica» gracias a la apuesta del Gobierno central por Extremadura y no por León, como, según dijo, deseaba la última ejecutiva popular de José María Aznar. En el 2015, a pleno rendimiento La Escuela está avalada por un equipo de experimentados pilotos instructores provenientes de unidades operativas que enriquecen notablemente el programa transmitiendo al alumno sus experiencias reales obtenidas volando en aviones de nueva generación como F-18 y Eurofighter. La contribución industrial de la empresa Eads-Casa persigue el desarrollo, crecimiento y conversión de la escuela de pilotos de la TEFS a través del suministro de nuevos aviones y recursos financieros, una mejora de las infraestructuras y un incremento del equipo de pilotos instructores en caso de ser necesario por la demanda de los alumnos. Las previsiones indican que entre los años 2007 y 2015 tanto el número de instructores como la flota de aviones de combate de la base duplique el número actual «de acuerdo con el número de alumnos, europeos o no, que vayan entrando en la escuela», matizó Plaza. Actualmente, la Base Aérea de Talavera la Real, en Extremadura, cuenta con una plantilla de 716 militares que trabajan dentro de un perímetro de 10 kilómetros con un espacio aéreo que supera los 29.000 kilómetros cuadrados, «uno de los espacios mayores del mundo», según informó el coronel jefe del Ala 23 de la Base pacense, Guillermo Vayá. La escuela formará a un mínimo de 18 pilotos al año e irá subiendo hasta 50, en el año 2015, cuando estará a pleno desarrollo.

Ibarra se jacta de lograr la escuela de pilotos con apoyo del Gobierno
Comentarios