lunes. 28.11.2022

La idea de unir Ribaseca y Villadangos que se dejó pasar hace dos décadas

Una solución interior para encauzar tráfico entre los polígonos industriales y las principales arterias
dl24p6g1

Hay previsiones fundadas sobre el aumento de tráficos en torno al triángulo central de la provincia de León.

La primera, deriva de la afluencia de transporte de mercancías en torno al polígono industrial de Villadangos, que ha colocado a la arteria de León a Astorga en una femoral de la circulación de la provincia leonesa. Este mismo enclave es un foco de tracción para el tráfico que procede de Asturias, pendiente de una rebaja sustancial en el peaje de la León-Asturias, que terminará por dar a la autopista de peaje el incremento de circulaciones que ahora elige el puerto pajares y la N-630, disuadido por las tasas.

Los flojos de mercancías encuentran alternativas por el Cantábrico o por la ruta de Francia y Burgos, la autovía de Castilla, que no tiene el inconveniente de las barreras y las cabinas de pago.

Pero en este puzle de estructuras superpuestas que añaden su aportación modesta a las líneas de enlace periférico del noroeste español, León cuenta con algunas piezas elementales que no ha terminado por poner en el tablero.

Centros de actividad

La apertura entre los enclaves industriales da proyección estratégica a León en el noroeste

La ruta internacional que prefieren los portugueses, entre otras cuestiones porque les ahorra una buena tacada de kilómetros hasta llegar a la frontera de Irún cuando encajan la diagonal de la A-66 y la A-231, desde Onzonilla, justifica la idea de unir el enlace de Ribaseca con Villadangos, y Ribaseca con La Bañeza, a través de la autovía que aspira a convertir en realidad la León-Braganza; esa carretera que se queda en salida muerta en el mismo alfoz de León, primero ve el horizonte de la A-6 en La Bañeza, para colocar en el pasillo de la principal vía del noroeste español todo el tráfico que puede llegar desde Francia a través de la autovía León-Burgos; y refuerza la posición por el pasillo de la ruta de la Plata, la León-Benavente, que abre salida al cantábrico y refuerza la posición de la capital leonesa, por el acceso desde la rondas y la salida sur. La apertura del enlace de Villadangos a La Bañeza es una solución que va en el adn de la autovía León-Braganza; para posicionar la actividad del polígono leonés en el norte de Portugal. Y para repercutir en las interconexión de los polos industriales del entorno de León centro; de ahí, que Ribaseca reivindique, en el entronque de la León-Braganza un papel predominante que en León no desempeña aún ninguna estructura.

Escala esencial

En enlace León-Braganza mejora la posición entre las autovías de la ruta de la Plata y Madrid-Coruña

León perdió una oportunidad de oro a principios de siglo cuando el diseño y la construcción e nuevas carreteras no dejó un apéndice para conectar los dos polígonos con mayor capacidad para asentar empresas y crecer en dinamismo y variedad de negocios en la provincia.

Con Torneros o sin Torneros

Con Torneros sin definir, en un sin vivir en las mesas ministeriales, se trata de aclarar el panorama; lo que transita entre Galicia y Francia, la mercancía que va con destino al noroeste, encontrará un cauce por la afluencia hacia La Bañeza, posicionada de forma envidiable sobre la A-6, y dispuesta a acercar nuevas estructuras a Portugal, sin necesidad de rodear el itinerario por la autovía de las Rías Baixas.

Con este replanteo de los hilos de carreteras que entran a León , es posible que se desahogue la densidad de tráfico que aprisiona ahora a la N-120, con índices crecientes a base de esa tendencia que acaba por empujar por ese embudo todo lo que circula hacia el oeste. El oeste, como concepto, tiene un mar de fondo, con tres puertos posicionados para filtran materia prima hacia el interior. En ese momento en el que se idearon los espacios logísticos, se dejó desatendida la oportunidad que acompañar el diseño con carreteras competitivas para una economía competente.

La León-Braganza se ofrece para camiones que serpentean en busca de una entrada a Portugal con itinerarios que se aclaran con una línea diagonal con la que el noroeste se ve más cerca de Europa; pasa por León, aunque no haya León-Braganza.

La idea de unir Ribaseca y Villadangos que se dejó pasar hace dos décadas
Comentarios