viernes 18/6/21

Igea: «Quieren calzar 200 euros por viaje para repoblar el territorio»

La Junta se posicionó en contra de la posibilidad que contempla el Gobierno de España de extender los peajes por el uso de las redes de alta capacidad y de otras vías autonómicas, ya que esto sería una decisión «infamante» para el reto demográfico.

Así lo expresó esta semana el consejero de Fomento y Medio Ambiente de la Junta, Juan Carlos Suárez-Quiñones, quien ha subrayado que la Comunidad no aplicará ningún tipo de peaje para las carreteras sobre las que tiene competencia.

Por ello, el titular de Fomento ha asegurado que estos posibles peajes son una medida «injusta e innecesaria», de modo que ha apremiado al Gobierno central a «administrar bien» para poder atender las «necesidades y mantenimiento» que tienen las vías.

«Puede que a los ricos les de igual pagar estos peajes, pero para las rentas modestas o los transportistas esta es una medida nefasta», incidió Suárez-Quiñones.

Por su parte, el vicepresidente y portavoz de la Junta, Francisco Igea, indicó que esta medida además sería «muy perjudicial» para una autonomía como Castilla y León, que tiene 94.000 Kilómetros cuadrados y más de 30.000 Kilómetros de carreteras.

«No solo quitan servicios como los trenes de madrugadores, sino que ahora también quieren calzar doscientos euros para los viajes en coche para que la comunidad siga repoblándose», ha ironizado Igea.

Hasta el portavoz de Podemos en la autonomía, partido que forma parte del Gobierno de España, se posicionó en contra de la medida que pretende implementar el ejecutivo, de acuerdo con los planes de presupuestos enviados a Bruselas.

En contra también la estructura orgánica del PP, y sus cargos electos. El senador por León, Antonio Silván lazó ayer un duro alegato público contra la intención del Gobierno de imponer peaje a las autovías: «Que equivale a que los españoles vana a pagar dos veces por el mismo concepto; por las autovías, y carreteras, que en España se realizan y mantienen con cargo al presupuesto del Estado, y ahora se van a pagar con impuestos», indicó el senador leonés y portavoz del PP en el Ayuntamiento de León.

Silván cuantificó el coste medio que significar para cada contribuyente que necesite de desplazarse una media de cien kilómetros al día para trabajar; «eso supondrá tres euros diarios, quince a la semana, sesenta al mes; setecientos, al año», resumió el senador, antes de referirse a la cifra que deberán soportar los transportistas «más de 15.000 euros al año», calculó.

Silván achacó esta carga impositiva al capricho derrochador del Gobierno socialista y comunista, que «no quiere apretarse el cinturón de gasto en cuestiones que no son de interés y quiere que los ciudadanos corran con la cuenta de esa falta de mesura». «No podemos pagar dos veces», reclamó Silván, que también alertó del peligro que supone este impuesto para mantener el nivel de seguridad vial en las carreteras, debido al desplazamiento de tráfico hacia vías secundarias y alternativas que elegirán los conductores para evitar circular por las que establecen cobros.

El debate contra el cobro de las autovías crece por momentos.

Igea: «Quieren calzar 200 euros por viaje para repoblar el territorio»