domingo. 27.11.2022

El crecimiento exponencial de los impagos de multas y sanciones hacen que, en la actualidad, se anoten como el principal motivo de reclamación por la vía ejecutiva gestionado en el Ayuntamiento de León. La morosidad suma más de 8 millones de euros en los registros de apremio municipales, por encima incluso del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), que siempre acumuló los mayores saldos y que ahora se queda un poco por encima de los 7 millones de euros.

La mejora en la recaudación tributaria, que se ha incrementado de manera notable en el último mandato, se quiere trasladar al cobro de las multas. El refuerzo de personal ha evitado la anulación de valores que hubo en 2019, pero además se quiere dar un paso más con la integración de las aplicaciones informáticas de gestión de ingresos correspondientes a multas y sanciones dentro del sistema GTT con el que funciona el resto, según se apostilla en el informe del interventor municipal incluido en la liquidación del presupuesto del último ejercicio.

En ese 2020, el estado de liquidación muestra que se reconocieron derechos netos por valor de 3.096.783,61 euros, aunque, a 31 de diciembre, sólo se logró recaudar 1.833.120,06 euros. El saldo deja pendientes de cobrar 1.265.663,55 euros, sin que prescribiera ninguna multa. Lo que falta por recaudar ya está en el proceso de reclamación de la vía ejecutiva.

Los impagos por sanciones suman 8 M€ y ya superan a los del IBI