jueves 23/9/21
Tribunales

Le imponen tres años de prisión por malos tratos diarios a su esposa durante 15 años

Un varón juzgado por malos tratos casi a diario durante los 31 años que llevaba casado fue condenado a una pena de tres años de prisión por la Audiencia Provincial, tras considerar que una hemorragia cerebral que sufrió en 2016 no le impide comprender la ilicitud de sus hechos.

La sentencia da por probado que el acusado, durante quince años y de forma casi diaria insultaba, amenazaba y vejaba a su esposa, con quien estuvo casado treinta y un años, con frases tales como « puta, zorra, víbora, hija de puta, voy a acabar con todo», realizándose muchas de ellas en presencia de los hijos del matrimonio.

También a ellos

El acusado amenazó a sus hijos con una pistola Táser cuando trataron de frenar las agresiones

Se declara asimismo probado que, sobre las 0,40 horas, del día 2 de julio de 2019, en el domicilio familiar el varón inició una discusión en el dormitorio común con su esposa durante la cual le dijo que era una zorra, momento en el que entraron sus dos hijos mayores de edad, Marino y Marcial quienes recriminaron la actitud de su padre, diciéndole que desistiera de la misma, ante lo cual, el acusado se dirigió a los mismos, con ánimo de amedrentarlos, diciéndoles «os quito de en medio y acabo con todo», al tiempo que le decía a su esposa «zorra, hija de puta, víbora», agarrando del brazo a esta, manifestando que se fueran de casa todos.

Ante tales expresiones abandonaron el domicilio por el temor de que pudiera agredirlos con un dispositivo Táser marca Viper que poseía en ese momento, dispositivo que fue incautado por los agentes que intervinieron en el lugar de los hechos.

Asimismo, se declara probado que, como consecuencia de este hecho, la víctima sufrió una lesión, con hematomas en brazo izquierdo de 10 centímetros de forma lineal, que no requirió de tratamiento médico posterior a una primera asistencia médico-facultativa.

En el año 2016 al acusado sufrió una hemorragia cerebral intraparenquimatosa por la cual tuvo que ser intervenido quirúrgicamente. Padece un problema secundario a una patología cerebral neuro quirúrgica que ha sido tratada, que no le impide comprender la ilicitud de los hechos que se le imputan o actuar de acuerdo a su comprensión.

La sentencia declara no probado que, desde hace quince años el marido obligase a su esposa a mantener relaciones sexuales en contra de su voluntad, consistiendo las mismas en penetraciones vaginales y felaciones.

Le imponen tres años de prisión por malos tratos diarios a su esposa durante 15 años