miércoles 20.11.2019

El Incibe entrena a 320 expertos de 24 países para neutralizar ciberataques

El Incibe entrena a 320 expertos de 24 países para neutralizar ciberataques

p. infiesta | león


Ochenta equipos con 320 participantes de 24 países lucharon ayer por dar la respuesta más rápida para contrarrestar once ciberataques simulados. Parecía real, pero era un concurso internacional monitorizado desde el Instituto Nacional de Ciberseguridad (Incibe) ubicado en León.


La red permitió que cada equipo estuviera a kilómetros de distancia en su propio país compitiendo con sus ordenadores desde Georgia a EE.UU. Los International Cyberex, que alcanza su quinta edición, sirven de entrenamiento a hackers, frikis e ingenieros para intentar neutralizar lo más rápidamente posible un ataque cibernético.


La iniciativa está organiza conjuntamente por el Incibe, la Organización de los Estados Americanos (OEA) y el Centro Nacional de Protección de Infraestructuras y Ciberseguridad (CNPIC). «Este ejercicio pone a león, al Incibe y a España en el mapa de la ciberseguridad», remarcó el director del Instituto, Alberto Hernández.


También indicó que la competición internacional persigue, entre otros objetivos, «el fortalecimiento de las capacidades de respuesta ante incidentes cibernéticos, así como la mejora de la colaboración y cooperación entre los diferentes países participantes».


El ciberejercicio llegó a 10 países europeos, entre ellos España y Bélgica; a otros 10 de latinoamérica, con presencia destacada de Argentina o México, además de Norteamérica, Rusia y otros países invitados de América Latina y África.


Hernández reconoce que es «difícil atribuir la localización de los ataques cibernéticos», que están perpetrados por grupos internacionales que utilizn el ciberespacio como «un espacio anónimo donde obtienen suculentos réditos». Por su parte, Víctor Sánchez, oficial de proyectos de la OEA, subrayó que el campeonato «es importante porque se están entrenando las capacidades de respuesta» a esos ataques en la red».


Cada equipo participante estaba integrado por un máximo de cuatro expertos y técnicos de seguridad con altos conocimientos y experiencia en el campo de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, y un capitán.


Según explicaron ambos, el formato del ciberejercicio se denomina CTF (Capture The Flag), es decir, un modelo de competición de seguridad cibernética diseñado para servir como ejercicio de entrenamiento que permite otorgar a los participantes experiencia en el seguimiento de una intrusión y trabajar sus capacidades de reacción ante ciberataques análogos a los que suceden en el mundo real.


Los primeros puntos por analizar la información de lo robado en el ataque de la prueba y comunicarlo a la plataforma de la competición se registraron a los 15 minutos de inicio. Siguieron jugando ocho horas.

El Incibe entrena a 320 expertos de 24 países para neutralizar ciberataques