miércoles. 10.08.2022

El Instituto Nacional de Ciberseguridad (Incibe) presentó ayer, según las conclusiones de la Consulta Preliminar al Mercado, la primera de las actuaciones de la Iniciativa Estratégica de Compra Pública Innovadora (CPI).

La CPI es una herramienta para fomentar la innovación en ciberseguridad desde el sector público, concretamente a través de la adquisición de soluciones innovadoras o de soluciones en fase de desarrollo.

La jornada, que contó con la asistencia de más de 77 empresas, arrancó con la intervención de Félix Barrio, director general de Incibe, quien destacó el objetivo del instituto de «impulsar la innovación en ciberseguridad» en el conjunto de la sociedad, en las pymes, en los sectores estratégicos y en el conjunto del mercado creando soluciones competitivas de ciberseguridad y desarrollando una política de innovación dirigida a fortalecer las capacidades de la industria».

Así, supondrá una inversión sin precedentes a nivel mundial en la industria de la ciberseguridad y a lo largo de los próximos años, Incibe canalizará al mercado un primer paquete de 224 millones de euros mediante contratos en el marco de la Compra Pública Innovadora, en el programa de estas características más ambicioso en Europa.

La Consulta Preliminar al Mercado, abierta en julio de 2021, registró un total de 281 propuestas presentadas para el conjunto de actuaciones, que engloba un presupuesto total de 926 millones y una inversión pública de 753 millones de euros. Las pymes (97) y las grandes empresas (87) son las tipologías de entidades que presentaron mayor número de iniciativas.

Del mismo modo, Incibe anunció anunció que en el marco de la Consulta al Mercado actual, se contactará con las entidades que hayan participado para solicitar ampliaciones de información y convocar entrevistas con ellas con el fin de preparar en detalle los futuros expedientes de contratación y estudiar otras posibles nuevas iniciativas.

La Compra Pública Innovadora de Incibe se articula a través de 6 actuaciones. La primera de ellas se focaliza en desarrollar programas estratégicos de I+D para el desarrollo de proyectos de tecnologías disruptivas por empresas de la industria de la ciberseguridad, que den respuesta a retos a largo plazo.

El resto de las actuaciones se centrarán en la contracción de soluciones tecnológicas para impulsar la ciberseguridad en pymes, sectores estratégicos, sector público, la mejora de la capacidad de Incibe y la ejecución de pequeños proyectos impulsados por start-ups, micropymes y pymes.

En la primera convocatoria se prevé la selección de hasta 20 proyectos entre 1,5 y 10 millones de euros, participados por consorcios formados por empresas tractoras y pymes como socios principales y que contará con un presupuesto máximo de 86,7 millones de euros.

Incibe plantea su primera compra pública innovadora