viernes. 03.02.2023
El centro de respuesta a incidentes actúa frente a los ataques, pero también de forma preventiva.

El Instituto Nacional de Ciberseguridad (Incibe) duplicará este año su capacidad de respuesta a los incidentes de seguridad informática, hasta llegar a gestionar 100.000 casos, a través de un plan de potenciación de la capacidad del Centro de Respuesta a Emergencias Tecnológicas de Seguridad e Industria (Cert-SI). Este plan supone la inversión de 5,5 millones de euros, según el director general del instituto, Miguel Rego; que permitirán disponer de un equipo puntero de 25 profesionales especializados en la gestión de incidentes avanzados.

El Incibe gestionó en 2014 alrededor de 18.000 incidentes de este tipo, y el año pasado cerró con un importante incremento en la detección y resolución de ataques a ciudadanos y empresas, que le llevó a intervenir en 50.000 casos. El objetivo ahora es impulsar de manera importante las capacidades del Cert-SI, para asumir el reto de duplicar su actividad y añadir nuevas capacidades.

«Es verdad que con los avances realizados en los últimos años somos capaces de detectar más ataques e incidentes que están ocurriendo, pero también es cierto que los ciudadanos confían más en el Incibe, y comparten sus problemas», señala Rego.

El Incibe dedica un 70% de sus presupuestos y de sus equipos (desde investigadores a hackers) tanto a resolver los problemas que se producen con los ataques a los sistemas informáticos como a la prevención de estos problemas, a través de campañas de sensibilización y de la ampliación de las páginas web, correos, etc que analizan diariamente (más de 160.000).

En este sentido, el presupuesto actual del Incibe (que ha seguido creciendo en los últimos años, a pesar de los recortes generalizados) destina también 3,5 millones a las tareas de investigación del equipo que tiene formado con la Universidad de León, y que desarrolla su actividad en la sede del instituto en La Lastra.

El Cert, que desde finales de 2012 coordina las actuaciones en ciberseguridad de los ministerios de Interior e Industria y Energía, tiene encomendada la lucha contra los ciberdelitos y la protección de las infraestructuras críticas, entre otras funciones. Además de solucionar los incidentes que se producen, investiga en la detección temprana con un modelo de inteligencia que acumula información para detectar amenazas, vulnerabilidades y ataques en curso que mitiguen sus efectos.

El Incibe prevé llegar a gestionar 100.000 ciberataques este año