jueves 04.06.2020
Vehículos no tripulados

La industria del dron como alternativa laboral sigue al alza y suma 21 operadores

Ya son 55 los leoneses que apuestan por el nuevo mercado según Aesa
Los drones ofrecen múltiples posibilidades, evitan riesgos y abren nuevos campos.RAMIRO
Los drones ofrecen múltiples posibilidades, evitan riesgos y abren nuevos campos.RAMIRO

El tirón de los drones como una fuente de ingresos continúa al alza en la provincia de León y en los dos últimos años se han incorporado a esta opción 21 nuevos leoneses, que para poder aprovechar los recursos que ofrecen los vehículos nos tripulados se han dado de alta en el registro de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea, conocida como Aesa. Así, en el cómputo nacional, hay según el último listado —de diciembre de 2019— 4.466 españoles que se han subido al carro de los drones, de los que 55 ya son leoneses.

La nueva normativa europea y las restricciones de la española mantienen en vilo a los operadores que centran sus actividades con los drones en fotografía, filmaciones y levantamientos aéreos, como principal opción, aunque poco a poco se van incorporando otras como operaciones de emergencia, búsqueda y salvamento, observación y vigilancia aérea o actividades de investigación y desarrollo. De hecho, en el listado de Aesa ya figura el Servicio de Cartografía de la Universidad de León, que suma el amplio abanico que ofrecen estos vehículos para sus trabajos.

Sólo los drones de menos de 250 gramos pueden volar en ciudades o sobre grupos de personas

A pesar del tirón que representan los drones, que sirven tanto para la especialización de las empresas y su diferenciación, o para lanzarse al mercado laboral, aunque la mayor parte de los operadores en la provincia de León constituyen empresas de un único trabajador. Además, abren nuevas opciones como la posibilidad de acceder a sitios remotos evitando riesgos, obtener una imagen global de un terreno extenso o controlar desde un punto un espacio alejado.

Entre las exigencias de Europa para este año recién estrenado está la obligación de registrar todo los aparatos, ya sean los considerados drones —los más pequeños o de juguete— hasta los RPAS, los más profesionales, aprovechando este término para los aparatos civiles, que los diferencia de los UAV, cuya designación es más empleada a nivel militar.

En el registro que reclama Europa será necesario confirmar la identidad del propietario, su contacto y el seguro del vehículo no tripulado, junto con una declaración del responsable que está al mando de la operación con el RPAS. De esta forma, tanto Europa como cada uno de sus estados miembros tendrán un mayor control sobre los aparatos pilotados remotamente del que actualmente existe.

Europa obligará a àrtir de este año a registrar todos los vehículos pilotados remotamente

La normativa española ya contempla los vuelos sobre ciudades o grupos de personas, aunque con una normativa muy restrictiva ya que sólo pueden hacerlo si éste pesa menos de 250 gramos y no supera los 20 metros de altura. También permite vuelos nocturnos, siempre y cuando no pese más de dos kilos y no se superen los 50 metros de altura. En la web de Aesa puede accederse a una mapa en el que se pueden contemplar las zonas en las que es posible volar en la provincia de León y, sin embargo, los grandes núcleos se encuentran bajo las sombras rojas que limitan el vuelo, donde también se enmarcan el aeropuerto y las bases militares. Zonas en las que está prohibido el vuelo para no interceder en sus operaciones.

La provincia de León, sin embargo, cuenta a nivel militar con dos potentes unidades que emplean los UAVS para sus misiones. Por un lado, el Grosa, que está vinculado al Regimiento de Inteligencia y que cuenta con los Searcher, un dron de clase 2 —es decir, de gran tamaño—, que ya ha colaborado con la Junta de Castilla y León en las campañas antiincendios, en las temporadas de verano en la comarca del Bierzo. Por otra parte, está el Gail, seleccionado por Defensa para testar los nuevos modelos que se desarrollan en España para la adquisición de drones al servicio del Ejército de Tierra. Además, Defensa citó el pasado mes en la base Conde de Gazola a las industrias y grupos de investigación más destacados a nivel nacional en el desarrollo de antidrones, sistemas que han surgido para contrarrestar las acciones de los vehículos tripulados remotamente.

Aesa insiste en su web en las recomendaciones y los requisitos a la hora de operar un dron y da una serie de recomendaciones, sobre todo, después de las navidades, ante la alta demanda de estos vehículos como regalo. La agencia española remarca que «los drones no son juguetes, son aeronaves» y aunque el uso de éstos sea de forma recreativa es necesario conocer la norma ya que hay que utilizarlos en los espacios adecuados y respetando las medidas de seguridad ya que existen sanciones.

La industria del dron como alternativa laboral sigue al alza y suma 21 operadores