jueves 26/5/22
Alumbrado público en la ciudad

Un informe revela que la iluminación de León es un 38% inferior a la reglamentaria

Diez mantiene el pago pese a que el jefe de servicio plantea bajarlo porque hay calles con un 50% menos de luz de la legal
                      Imagen de Mariano Andrés, donde la luminancia es un 50% a inferior a la legal.
Imagen de Mariano Andrés, donde la luminancia es un 50% a inferior a la legal.

La percepción que llenó decenas de reclamaciones ciudadanas hasta convertir al servicio de alumbrado en el principal foco de quejas de los vecinos tiene ahora sustento técnico. «Los niveles de luminosidad de la ciudad de León son un 38% inferiores a los auditados y mínimos precisos, tal y como se ha demostrado en las campañas de mediación efectuadas», según se recoge en el informe firmado por el jefe de sección de Gestión Energética del Ayuntamiento.

La sentencia cierra una serie de documentos en los que el responsable municipal advierte al equipo de gobierno de que se debe descontar al menos 86.296,44 euros de las facturas de los tres últimos años, en los que la administración ha abonado a la Unión Temporal de Empresas (UTE) adjudicataria, formada por OHL, Ingesán y Fermasa, un pago mensual de 171.521,26 euros sin atender a este requerimiento. El pago se ajusta a un contrato, adjudicado en marzo de 2019 e iniciado el 1 de julio de ese año, por el que la sociedad cobra 2.058.255,13 euros anuales durante 10 años, en los que entran la amortización de los cambios de las luminarias, el mantenimiento y los consumos. Como consecuencia, a menor consumo, mayor beneficio.

La cifra de descuento se afina en otro informe en el que, frente a la revisión de precios al alza que solicita la adjudicataria, el jefe de servicio incide en que la mensualidad debe bajarse a 168.947,3 euros y dejar la anualidad en 2.027.637,65 euros, además de aplicarlo con efecto retroactivo. No se ha hecho. El gobierno municipal dirigido por José Antonio Diez lo mantiene.

La cifra se ajusta a descuentos por las ocho vías en las que, con las mediciones reglamentarias efectuadas con un luxómetro, el técnico atestigua que los valores de iluminación están «algo más de un 50% por debajo del valor mínimo reglamentario». La situación afecta a la calle Riosol, junto al colegio Quevedo, donde «el valor de uniformidad longitudinal obtenido es de 0,34 y el mínimo reglamentario de 0,70»; mientras que «la luminancia media es de 1,09 candelas por metro cuadrado y el valor mínimo reglamentario es de 1,5», como se reseña en el documento. Con niveles similares se despachan las mediciones efectuadas en Gordón Ordás, paseo de Salamanca a la altura del parque de Quevedo, Profesor Xaime Andrés y Conde de Barcelona. Sólo una de las vías revisadas cumple: Ciudad de Puebla.

Sentencia técnica
«Es improcedente abonar por un servicio por debajo de los mínimos marcados en la legislación», avisa

El informe concluye con el aviso de que «se considera improcedente abonar por un servicio que se encuentra por debajo de los mínimos establecidos en la legislación española aplicable», por lo que propone que la «compensación se deberá realizar retroactivamente, desde el inicio de la puesta en servicio de las calles en cuestión hasta que se cumplan fehacientemente los valores establecidos». El alcance se cifra en 50.821,32 euros más IVA. «Todo ello sin perjuicio de la sanción o sanciones a que haya lugar», como remata el jefe de servicio en el documento firmado el 15 de junio de 2021.

No es el único informe en el que se detallan mediciones y que firma el técnico de la Concejalía de Desarrollo Urbano, dirigida por Luis Miguel García Copete, y se remite a los servicios de contratación. El 9 de marzo de 2021, el mismo profesional ratifica que «en la avenida de Mariano Andrés se cambió la iluminación en octubre de 2019, por lo que en noviembre del mismo año ya estaba funcionando con led e incumpliendo los mínimos reglamentarios». La misma calificación se aplica a Alcázar de Toledo, Avenida de Palencia y Gran Vía de San Marcos. Como consecuencia, plantea que se le deben descontar a la empresa UTE adjudicataria 32.741,12 euros y mantener el descuento «hasta que las citadas calles cumplan la reglamentación vigente».

Mediciones
El jefe de servicio cita las ocho calles en las que han hecho informes y no se cumplen los niveles

Sin que haga caso a sus requerimiento por parte de los responsables del Ayuntamiento, el jefe de servicio de Gestión Energética todavía da respuesta a la solicitud por parte de la empresa sobre «excesos de energía» que quiere que se le paguen. En el documento, fechado el 4 de enero de 2022, el profesional hace una radiografía total del servicio. De acuerdo a los datos, refleja que «el consumo anual, antes de la reducción, auditado fue de 10.562.187 kilovatios hora (kwh) y la reducción auditada, después del cambio de luminarias a led, ha sido del 66,19%». Como resultado, calcula que el consumo debería ser de 3.571.075 kilovatios por hora. «Sin embargo, en su escrito declaran un consumo, incluso con excesos de energía, teóricamente consumidos por el Ayuntamiento de 2.697861 kwh y de 2.201.160 kwh sin excesos. Ello supone una disminución de 1.369.915 kwh anuales sobre el consumo previsto, un 38% sobre el total de consumo que debería de tener la instalación», resuelve el técnico, quien abunda en que «dado que la relación lúmenes/watios es prácticamente lineal, se puede colegir urbi et orbe que los niveles de luminosidad de la ciudad de León son un 38% inferiores a los auditados y mínimos precisos, tal y como se ha demostrado en las campañas de medición».

página 1 del informe
página 2 del informe
página 3 del informe
página 4 del informe

Un informe revela que la iluminación de León es un 38% inferior a la reglamentaria
Comentarios