jueves 17.10.2019
El Fórmula 1 de estudiantes se medirá a los vehículos de las mejores universidades

Ingenierías exhibe hoy el coche que competirá en el circuito de Inglaterra

Una de las alumnas abraza el coche de 2,5 metros de longitud y 80 kilos fabricado por la Escuela de Ingenierías y el Giner de los Río. DL
Una de las alumnas abraza el coche de 2,5 metros de longitud y 80 kilos fabricado por la Escuela de Ingenierías y el Giner de los Río. DL

Un molde, treinta kilos de resina con fibra de vidrio y en 10 minutos, listo. No es magia, alumnos de la Escuela de Ingenierías de la Universidad leonesa y de FP del Giner de los Ríos son capaces de fabricar en ese tiempo la carrocería de un coche de inercia, cuyo motor es la gravedad y que puede alcanzar los 110 kilómetros por hora en una cuesta. Son los famosos Fórmula Student, por los que pugnan cada año las universidades más prestigiosas del mundo para ganar ese tipo de campeonatos.


Dirigidos por el profesor Pedro Salvadores, los estudiantes han utilizado el mismo proceso que el empleado para construir las alas de los aviones o los vehículos de Fórmula 1. Un ingenio de 2,5 metros y 80 kilos que hoy muestran en la Escuela de Ingenierías, a partir de las 9.30 horas, coincidiendo con el acto de apertura del curso en el centro.

La otra cita se producirá el próximo día 14 en Oviedo, donde intentarán batir el récord de velocidad de este tipo de coches con Iván Marcos como piloto. Bajarán con varias webcam para grabarlo, de la mano del periodista deportivo Antonio Lobato, conocido por retransmitir la Fórmula 1 y por acompañar al piloto español de rallies Fernando Alonso.

La idea original era construir el coche para competir en verano en el circuito británico de Silverstone, en las carreras que se organizan anualmente para que los alumnos de las universidades más potentes presenten sus vehículos y compitan entre sí, de igual forma que los hacen los pilotos de Fórmula 1 que luchan por el Gran Premio de Inglaterra, aunque con otros parámetros. Pero faltaron piezas. «A partir de este mes vamos a ponernos con el coche y un motor de hidrógeno para competir en Inglaterra», explica el impulsor del proyecto, Pedro Salvadores, junto con Gabriel Búrdalo y Mercedes de Barrios.

 

El diseño del vehículo como un Fórmula 1, pero en pequeño, comenzó con un software de la escuela con el que diseñaron toda la superficie; luego, le aportaron los valores aerodinámicos, recurrieron a una empresa de Portugal para que tallara una escultura de ese molde y con él, en las instalaciones del Giner de los Ríos realizaron la carrocería en 10 minutos mezclando resina y fibra de vidrio. «Es un proceso ultrarrápido que usan pocas empresas. En León, lo posee LM en Ponferrada, por ejemplo. Hemos creado un laboratorio de composites y la Universidad y la Junta se han portado muy bien», reconoce.

 

El nuevo objetivo es llegar al campeonato de Europa en 2020 «y ganar o hacer podio. Para ello son necesarios cálculos de resistencia muy precisos y aeronáutica». En Oviedo, para darle más velocidad al motor de inercia, añadirán lastre para que el coche pese más.

 

Los destellos metalizados de color dorado son fruto de un regalo de pintura con la que se consiguió el mismo acabado que el vehículo de Lewis Hamilton.

Ingenierías exhibe hoy el coche que competirá en el circuito de Inglaterra