martes 3/8/21

Instan a «ir pensando» en la eliminación «gradual» de los expedientes de regulación

La Fundación de Estudios de Economía Aplicada ve conveniente «ir pensando» en la gradual eliminación de los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (Erte) y la supresión de las restricciones al despido impuestas durante la crisis de la covid-19, así como en la retirada de las medidas extraordinarias de protección a colectivos vulnerables en materia de suministros básicos y vivienda según se vaya desplegando el Ingreso Mínimo Vital.

En su nuevo boletín de seguimiento de la crisis del covid, la fundación ve signos claros de reactivación económica pero también riesgos importantes a medio plazo y pide así una revisión de algunos aspectos de la política económica y de los planes de reforma, especialmente en materia laboral y de pensiones. Considera que es «crucial» que España acierte con la política económica más adecuada para la salida de la crisis, con una reorientación de las políticas existentes, desplazando el foco desde la protección frente a la crisis hacia el fomento de la necesaria reasignación de recursos entre sectores y empresas.

Además, destaca el «adecuado» diseño e implementación de las inversiones y reformas ligadas al Plan de Recuperación, que ofrece una oportunidad para sentar las bases de un crecimiento más robusto y sostenible. En este sentido, echa de menos una estrategia clara para minimizar el coste de unos objetivos de descarbonización que pueden alcanzarse de formas muy variadas y una mayor atención a cuestiones hídricas.

Además, considera que sería importante aprovechar el margen presupuestario que el Plan ofrece, por vía directa o indirecta, para reforzar las ayudas a los sectores más afectados por la crisis con el fin de minimizar la pérdida de empresas viables.

Como ya se ha transmitido en boletines anteriores, la fundación cree que la parte más floja del plan es la dedicada a las grandes reformas pendientes, incluyendo pensiones y normativa laboral.

Según critican, el Gobierno ha sido «muy poco preciso, seguramente porque en su seno hay opiniones muy distintas sobre lo que habría que hacer».

El boletín lamenta así que, hasta el momento, no cabe esperar grandes avances en el control de un gasto en pensiones que «amenaza» con dejar sin margen de actuación para afrontar otras prioridades, o en la necesaria flexibilización del mercado de trabajo. Sin embargo, creen que aún hay tiempo de cambiar de rumbo y creen que quizás la mejor forma de hacerlo sería a través del diálogo con otras fuerzas políticas para buscar acuerdos amplios con la vista puesta en el largo plazo.

Instan a «ir pensando» en la eliminación «gradual» de los expedientes de regulación