viernes. 09.12.2022
Dependencias de la cárcel de Villahierro, en Mansilla de las Mulas. MARCIANO PÉREZ
Dependencias de la cárcel de Villahierro, en Mansilla de las Mulas. MARCIANO PÉREZ

El Ministerio de Interior ha comunicado a la Secretaria General de Instituciones Penitenciarias que Jesús Guinea e Iker Lima, dos reclusos etarras de Villahierro, serán trasladados a la prisión de Bilbao este miércoles, en el marco de la política de acercamiento adoptada por el gobierno. 

Guinea era concejal de EH en Larrabetzu (Vizcaya), y fue condenado a 12 años de prisión por quemar un cajero automático el 15 de agosto de 1997 durante las fiestas de la localidad, un atentado que la sentencia vincula a los fines de ETA. El concejal, encapuchado, amenazó con lanzar un artefacto incendiario a los vecinos que le rodeaban y logró huir. Pero uno de ellos le persiguió y logró quitarle la capucha, por lo que pudo ser identificado. 

Hacia las dos de la madrugada del 15 de agosto de 1997, Guinea y otros cuatro encapuchados obligaron a un vecino a salir del cajero del BBV del que intentaba sacar dinero, rompieron las lunas y prendieron fuego al cajero con un artefacto incendiario. Un grupo de transeúntes consiguió rodear a uno de los encapuchados, que les amenazó con arrojarles el artefacto incendiario que llevaba en la mano. Fue perseguido por uno de los vecinos, que le dio alcance y le quitó la capucha. En ese momento fue identificado por varias personas como Jesús Guinea Sagasti, uno de los concejales de Euskal Herritarrok (EH) de la localidad. El Tribunal relata además que el edil formaba parte del llamado Movimiento de Liberación Nacional Vasco, en el que se integra la organización terrorista ETA, y que perpetró los hechos «con los fines terroristas de subvertir el orden constitucional». 

Política
Con este traslado, en la cárcel de León quedará un colectivo de ocho prisioneros etarras

La Audiencia Nacional condenó al concejal de EH a tres años de cárcel por un delito de desórdenes públicos con el agravante de disfraz, y a otros nueve años por un delito de tenencia y empleo de artefactos incendiarios al servicio de los fines de la banda. Además, Guinea fue condenado a abonar las costas del proceso e indemnizar a la entidad perjudicada con 528.488 pesetas por los daños causados. 

Un testigo manifestó durante el juicio que fue amenazado por teléfono y recibió una paliza para que no declarara por estos hechos. 
Iker Lima fue condenado a prisión en 2002 por delitos de incendio, daños, lesiones y desórdenes

Iker Lima y Jesús Guinea, los etarras trasladados.
Iker Lima y Jesús Guinea, los etarras trasladados. DL

En la sentencia, el tribunal considera probado que un grupo de entre veinte y treinta individuos encapuchados y con guantes de latex llegaron a la calle principal de Galdakao y «utilizando material explosivo e incendiario (...) procedieron a causar daños con mazas y palos y a lanzar los artefactos contra los inmuebles» situados allí. Los ataques afectaron «a diversas entidades bancarias y a viviendas que se encontraban ocupadas por sus moradores, generando daños e incendios alterando el orden publico». 

Referentes
Uno de los presos etarras era concejal cuando cometió los delitos por los que fue condenado

Eran Urtzi Paul Larrea, Jon Crespo Ortega, Ugaitz Pérez Sorrieta e Iker Lima Sagarna, que utilizaron material explosivo e incendiario que les había suministrado, entre otros, Andoni Beroiz Zubizarreta. La sala les condenó a todos ellos a cinco años de prisión por los delitos de daños y de desórdenes públicos y les declaró responsables civiles, por lo que debieron reparar los daños causados mediante el pago de indemnizaciones.

Interior saca a otros dos etarras de Villahierro y ya solo deja ocho en León
Comentarios