martes 15.10.2019

«Investigar es muy caro, todo depende de la financiación»

Pilar de la Puente ha conseguido en Estados Unidos no sólo consolidar su carrera investigadora, sino cumplir su sueño de montar su propio laboratorio de investigación. Es cofundadora de Cellatrix LLC. «Cuando terminé mi doctorado en España tenía claro que la investigación me interesaba y busqué a nivel mundial posiciones de postdoctorado. El 80% de las ofertas eran en EE UU». Optó por un proyecto con la garantía del «prestigio de la institución, top 3 medical school. Eso fue hace 7 años. Cuando terminé el postdoctorado busqué opciones de nuevo a nivel mundial». Se le abrieron varias posibilidades, pero «de nuevo decidí quedarme en Estados Unidos y montar mi laboratorio en el centro en el que estoy actualmente, Sanford Research».


Entre los motivos que influyeron en esta decisión, «además de que mi trabajo en EE UU me encanta», pesaron «la gran cantidad de recursos disponibles, el networking y las colaboraciones,... Existe una red imaginaria que fomenta que la investigación fluya rápidamente». De hecho con su empresa tiene «un gran soporte en mis proyectos, así que no veo posible un cambio a corto plazo».


Sus sueños se centran, «como todo investigador, en conseguir suficiente financiación externa para poder hacer los estudios en los que estamos trabajando. Este tipo de proyectos son extremadamente caros entre reactivos, personal, técnicas, equipamiento,... Sin financiación da igual el interés o las ideas que tengas, no puedes avanzar». Y eso es un problema para volver a España. «Me encantaría por supuesto, todos mis logros ahora no tienen ningún aporte a mi país. Formar parte de algún centro con gran infraestructura y equipos multidisciplinares. Pero muchos científicos vuelven con becas como la Ramón y Cajal y al terminar retornan a Estados Unidos, porque no encuentran financiación para para seguir investigando».


De la Puente reconoce que la formación universitaria en España es «muy buena. Incluso excesiva, con acumulación de títulos que en muchos casos no se utilizan nunca. El talento leonés es claro y competitivo, la formación se valora mucho fuera». Y trabajar en otros países es una experiencia que recomienda a todos los jóvenes. «Es enriquecedor, aunque se añoran muchas cosas de tu país». Por supuesto la familia y los amigos, pero también «otras que no consideraba privilegios, como la Seguridad Social gratuita y el coste de la educación universitaria».

«Investigar es muy caro, todo depende de la financiación»