miércoles. 01.02.2023

El invierno demográfico dejará sin 14 concejales a 7 ayuntamientos el 28-M

Cacabelos, Candín, Las Omañas, Pajares, San Adrián, Turcia y Valdevimbre pierden 2 ediles cada uno
undefined
Urnas correspondientes a las elecciones municicpales en León en una imagen de archivo. NORBERTO

El último padrón aprobado a finales de diciembre de 2022 por el Consejo de Ministros vuelve a ser implacable con los municipios leoneses, ya que 133 de los 211 que conforman la provincia pierden 3.527 habitantes, según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

León sigue bajando peldaños poblacionales y se queda con 448.179 habitantes, cada vez más lejos del simbólico medio millón del que gozó hace años.

Ese invierno demográfico acarreará además otras consecuencias a nivel político, ya que tras las elecciones autonómicas y municipales del 28-M, León se quedará con catorce concejales menos en siete ayuntamientos: Cacabelos, Candín, Las Omañas, Pajares de los Oteros, San Adrián del Valle, Turcia y Valdevimbre.

Cada una de esas corporaciones municipales pierde dos concejales por el bajón poblacional y deja a los partidos judiciales de León con seis representantes menos, cuatro al de Ponferrada, dos al de La Bañeza y otros dos al de Astorga.

De modo que si el 26 de mayo de 2019 se eligieron a 1.635 concejales en la provincia, en esta nueva cita de elecciones municipales y locales se votará en las urnas a 1.621, lo que agudiza el ‘adelgazamiento’ de los representantes en los ayuntamientos leoneses que hace cuatro años ya venían de perder otros 18 ediles.

El declive poblacional obliga a reajustar los cargos electos con el nuevo escenario demográfico, ya que los criterios para definir el número de representantes en los comicios de este año se fijan en función del número de habitantes que figuran en el último padrón previo al proceso.

El nuevo escenario para las elecciones de 2023

La merma poblacional convierte a León en la tercera provincia española que más efectivos demográficos pierde después de Melilla y Zamora. La capital se queda en 120.951 residentes, 1.100 menos que el año pasado; Ponferrada, con 63.052 habitantes, arroja una pérdida de 695 empadronados; y San Andrés del Rabanedo, baja de la cifra de 30.160 a 29.888, con 272 habitantes menos.

Más allá de los tres principales municipios, las cuencas mineras retroceden de forma severa, sin carbón y con menos gente. Acumulan una pérdida de 864 habitantes del entorno de Bembibre a Villablino, La Pola de Gordón y Cistierna. Cabeceras de comarca como Astorga (10.392) y La Bañeza (10.024) tienen seriamente comprometida su dimensión al quedarse al borde de los 10.000 habitantes, lo que las haría retroceder cinco concejales.

El padrón constata no sólo la pérdida poblacional por más defunciones que nacimientos en la provincia, sino la marcha de la mano de obra joven, principalmente, a otros países en busca de un futuro laboral mejor, lo que también deja a la provincia con una población cada vez más envejecida.

Según los expertos, los mayores de 44 años tienen mayor tendencia al bipartidismo entre el PP y el PSOE, mientras los jóvenes sobre todo en León ciudad y su área metropolitana apuestan por la opción leonesista. Otro hecho que influye es el perfil del votante urbano frente al rural.

El invierno demográfico dejará sin 14 concejales a 7 ayuntamientos el 28-M
Comentarios