lunes. 08.08.2022

Izquierda Unida reclamó ayer al equipo de gobierno del Ayuntamiento que «atienda al requerimiento del Procurador del Común en cuanto al alumbrado de la ciudad», después de que la queja puesta por la federación de asociaciones de vecinos obligue a la administración a aportar los informes que revelan que la iluminación es un 38% inferior a la reglamentaria y hay calles con niveles por debajo del 50%.

La formación insistió en que «los problemas existentes en cuanto al alumbrado tienen que ver con la privatización del servicio, votada en 2017 por el PP y el PSOE». «En el contrato de esta adjudicación, que nos costó a las leonesas y leoneses más de 20 millones de euros, consta la sustitución de todas las luminarias del alumbrado público de nuestra ciudad», apuntaron desde el partido, al tiempo que incidieron en que «el ahorro que nos vendió el consistorio en su momento no es tal, puesto que no se hicieron los análisis pertinentes».

La coordinadora local de IU, Carmen Franganillo, reseñó que «para saber si realmente existe un ahorro, tanto en términos económicos como ecológicos, hay que valorar todo el ciclo de vida de las luminarias», en el que «no sólo se debe tener en cuenta el consumo de electricidad durante el funcionamiento, sino valorar todo el proceso de fabricación, obtención de recursos para la misma, transporte, uso y final de vida útil». «El Ayuntamiento de León no ha valorado nunca nada de esto y, por tanto, no se puede concluir que el proyecto suponga un ahorro económico o un beneficio para el medio ambiente. Más bien lo contrario», resolvió.

Franganillo recordó que «la propuesta de IU, desde el principio, fue pedir que no se ejecutase la sustitución de todas las farolas de León al mismo tiempo, sino que se optase por ir cambiando paulatinamente las bombillas a lo largo de los años». «De esta forma, se apuraría el ciclo de vida de las actuales luminarias», señaló la portavoz, quien recalcó que «el tiempo ha demostrado que el cambio de iluminación ha dejado algunas zonas de sombra, además del impacto en la salud del tipo de bombillas instaladas, de luz blanca, y también de que la excesiva altura de las mismas en algunas zonas afecta a la calidad de vida de las y los vecinos».

La coordinadora local de IU insistió en que «los informes rubricados por el jefe de sección de Gestión Energética hacen constar que la iluminación es un 38% inferior a los mínimos precisos y que hay ejemplos de calles con un 50% menos de luminosidad de la reglamentaria, lo que podría suponer un incumplimiento del contrato por parte de la empresa adjudicataria, además de constituir un peligro de falta de seguridad en las calles».

IU exige al gobierno de Diez que aporte los documentos del escándalo del alumbrado
Comentarios