miércoles 2/12/20
Jesús Julio Carnero. Consejero de Agricultura y Ganadería en Castilla y León

Los retos del sector primario en la provincia

Jesús Julio Carnero. Consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural. DL
Jesús Julio Carnero. Consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural. DL
Los retos del sector primario son muchos. Europa apuesta por un mundo rural verde y León tiene mucho por hacer. La Consejería de Agricultura y Ganadería tiene respuesta a las grandes incógnitas que se hacen los profesionales que sostienen los pueblos de León. Asuntos como la caza, la transformación y modernización de los regadíos, la falta de relevo generacional en el campo o la incorporación de la mujer son algunos de los asuntos que Carnero aborda en una larga entrevista que se publicará mañana.

1. Canal Bajo, sí o sí para que el sector agrícola del Bierzo se modernice

La comarca del Bierzo, y en concreto su sector agrícola, tiene por delante la ardua tarea de modernizar el Canal Bajo, la columna vertebral de su territorio desde Ponferrada hasta Carracedelo. Sobre la mesa existe un proyecto para invertir más de 42 millones de euros que choca con las reticencias de muchos comuneros de avanzada edad que se niegan a pagar la parte que les corresponde, lo que impide que una nueva generación de agricultores recoja el testigo y contribuya a la creación de una verdadera industria agroalimentaria fuerte en la comarca que aproveche la huerta berciana, la que tiene más figuras de calidad de España. En paralelo, la Junta está llevando a cabo un proceso de concentración parcelaria en algunos municipios del recorrido. Un proceso nada fácil que ha dado algunos pasos pero que no aventura un final de los trabajos en el corto plazo.

De momento, los que sí apuestan por la modernización, que fueron mayoría en la última asamblea, esperan que el proyecto se declare de utilidad pública en el año 2021 pese al parón producido por la pandemia.

En total se modernizarán más de 3.640 hectáreas. El Seiasa aporta el 50 por ciento del dinero, la Junta otro 25 y los regantes el 25 restante. Más o menos unos 187 euros por hectárea, a lo que hay que sumar algunos otros conceptos. Los expertos consideran que ha llegado la hora de decir sí o sí a un proyecto vital en el siglo XXI.

2. El sector del vino como apuesta de futuro para territorios con tradición

El mundo del vino, y en concreto la Denominación de Origen Bierzo, es otro de los temas sobre la mesa del consejero. Sobre todo, por la evolución de la DO y su proyección internacional, que nada tienen que ver con lo que ha sido el sector hasta hace dos décadas. El Bierzo es una marca consolidada y, en ese sentido, la Junta ha hecho una apuesta fuerte en el último año con la publicación del nuevo Reglamento de la Denominación de Origen Bierzo.

Desde que en el año 1989 el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación creó esta DO, Bierzo no había cambiado su norma reguladora. Han pasado más de 30 años y desde entonces se han producido cambios significativos, no solo desde el punto de vista legal, sino también aspectos técnicos, en el plano de la seguridad y calidad alimentaria, y de funcionamiento de estas figuras de calidad. Todo ello hacía necesario aprobar una nueva normativa para esta figura de calidad. Con esta nueva reglamentación se pretende una gestión más moderna de la Denominación de Origen. Así se atribuye una mayor responsabilidad a los operadores y la implantación de sistemas de control más eficaces y con mayores garantías para los mercados y los consumidores.

3. La transformación de los regadíos es un pilar básico para el desarrollo agrario

En los últimos años hablar de regadíos en la provincia de León implica añadir también la palabra modernización. Ambas caminan de la mano porque la mejora de estos sistemas, además de ser considerada como estratégica por la Junta de Castilla y León, supone también uno de los pilares de su Programa de Impulso de Infraestructuras Agrarias de Interés General, un plan que prevé la transformación de 5.644 hectáreas y la modernización de casi 25.000 para impulsar el desarrollo rural a través del avance de los regadíos. Su importancia para el futuro del sector está fuera de toda duda y León es una provincia puntera en todo lo relativo a su modernización y transformación con buena parte de su superficie amparada ya en los distintos planes de mejora que se han desarrollado en los últimos años. Con un poderoso sector agrario, la provincia copará cerca de la mitad de las actuaciones previstas para esta legislatura en más de 30.000 hectáreas. La hoja de ruta debe incluir inevitablemente continuar ahondando en la modernización del Canal del Páramo, la gran arteria agrícola del sur de la provincia, y la transformación en regadío del sector XVII de Payuelos. Unas obras que tienen ya un presupuesto de licitación cercano a los 45 millones de euros y que se pondrán en marcha el próximo año para activar la puesta en marcha de 6.652 hectáreas más de regadío en la provincia de León.

4. Deberes de futuro en la Mesa por León

Surgió como consecuencia del grito de rabia que dio la sociedad leonesa a mediados de febrero de este año, cuando decenas de miles de personas se echaron a la calle en León capital, Ponferrada y Villablino para reivindicar un futuro algo más esperanzador para una provincia en caída libre. De aquel grito unánime en las calles nació la Mesa por León para reivindicar, básicamente, planes de reindustrialización para recuperar amplias zonas en recesión por la desaparición de la minería del carbón, más oportunidades de empleo y mejora de las infraestructuras para no quedar fuera de los grandes corredores económicos llamados a vertebrar España y Europa. Las carencias y los apremios son bien conocidos por todos; ahora falta el compromiso de las administraciones para incluirlos en sus proyectos presupuestarios. Eso es lo que necesita la Mesa porque la situación de León ya no admite más esperas. Dotarla de medios y presupuesto es básico para conferirle músculo pero también para darle crédito y que León crea en su capacidad.

5. Despoblación, la herida a suturar con urgencia

En este noroeste interior cada vez más vacío, León está a la cabeza de las estadísticas de pérdida de población. La sangría no es nueva pero se ha agudizado en los años. Suturar esa herida —y además hacerlo con urgencia— es un reto ineludible donde las administraciones deben poner el acento. Darse una vuelta por los pueblos de León ahora en invierno es una lección práctica del alcance de este gran problema. Sólo tres provincias de la Comunidad: Valladolid, Segovia y Burgos han ganado población en las últimas dos décadas. Las otras seis, con León entre las más afectadas, han visto recortarse su gente de forma drástica en un goteo incesante que implica también la fuga de talento con la marcha de los jóvenes. Según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), León es la segunda provincia española, por detrás de Asturias, que más habitantes ha perdido desde 199: cerca de 46.510. Y lo malo es que el futuro se escribe en negro. El INE prevé que la provincia baje hasta 398.900 habitantes en 2035, con respecto a los 460.001 del último padrón.

6. El sector agroindustrial acentúa su peso

El peso y el protagonismo del sector agroindustrial ha ido en aumento como revelan las cifras. De hecho, más del 40% de las grandes empresas de la provincia pertenecen al sector de la agroalimentación, con 8.000 empleos. La referencia, importante por sí misma, adquiere aún mayor relevancia si se tiene en cuenta que en el año 2007 sólo alcanzaban el 11% en el top de la empresa leonesa por facturación. Su facturación anual en estos momentos supera los 685 millones de euros, según los últimos informes. En concreto, el valor de la producción vegetal en la provincia alcanzó en 2018 los 377 millones de euros, lo que supuso un notable crecimiento del 60,3% respecto al año anterior en el que se registraron 235,3 millones de euros. La producción de fruta casi se ha triplicado, con fuertes incrementos en las producciones de manzana, pera, castaña o cereza. Productos como estos o como el pimiento del Bierzo han ido ganando presencia en un sector que tiene margen para crecer y ganar aún una mayor importancia en la economía leonesa.

7.  La agricultura evita la degradación del campo.

Disponer de los instrumentos que permitan equilibrar la cadena de valor y minimizar las tensiones comerciales derivadas del Brexit y de los aranceles a los productos de la Comunidad por parte de Estados Unidos constituye uno de los retos de la Junta, que apuesta por avanzar en la modernización de las infraestructuras de regadíos como pilar de desarrollo rural del territorio, impulsar el papel de la mujer en el medio rural y facilitar el relevo generacional con jóvenes. El consejero de Agricultura propuso en el Marco Financiero Plurianual 2021-2027 una buena dotación presupuestaria de la PAC que evite exigencias a los agricultores y ganaderos que no estén debidamente compensadas. El Pacto Verde representa el segundo objetivo de envergadura, ya que vincula las políticas europeas para conseguir una UE climáticamente neutral en 2050. De ahí que el 40% de la financiación de la nueva PAC vaya a contribuir a objetivos medioambientales y a aprovechar los recursos naturales de forma sostenible.

Los retos del sector primario en la provincia