martes 19/10/21
Banca española

Un jubilado denuncia «la usura» de Unicaja en una tarjeta al 22,2% de interés

El pensionista gastó 800 euros en 2017, paga desde entonces 50 euros al mes más comisiones y aún debe más de la mitad del capital
Manuel Rosa comprueba los últimos datos de los pagos de su tarjeta en Unicaja Banco. RAMIRO

«Lo que quiero es denunciar esta situación, desde el banco me dicen que es legal, y será así, yo de leyes no entiendo. Pero esto no pasaba ni en los peores tiempos de los tipos de interés. Legal o no, esto es usura. Yo lo que digo es que en este momento, en el que todo el país está apretándose el cinturón y algunos estamos pasando por serias dificultades, no puede ser que esta entidad nos trate así». Manuel Rosa está pasando uno de los peores momentos de su vida. Pensionista, cobra 760 euros al mes y tiene un efisema pulmonar que en las últimas semanas le ha convertido en una persona de especial riesgo para el coronavirus.

Esta situación, y el confinamiento por la pandemia, hicieron que su mujer perdiera también sus trabajos esporádicos como limpiadora, que aliviaban la economía familiar. Ella tampoco puede salir de casa porque contagiarse sería una condena para Rosa.

Así las cosas, entre el alquiler, los gastos de la casa y «algo para comer» se van los dineros de la pensión. «Estamos pasando muchas penurias». Tantas que hace tres meses dejó de pagar la cuota que abonaba mensualmente por el gasto que realizó con una tarjeta Visa de Unicaja en 2017.

Pagar sin fin

El jubilado lleva pagando cuotas de 50 euros al mes desde 2017, pero mantiene la mayor parte de la deuda»

El crédito era de 1.200 euros, gastó 800. Desde entonces abona mensualmente 50 euros, con un interés que en el recibo se establece en el 22,20%, y unas comisiones y gastos de mantenimiento que calcula en unos 300 más euros al año. A pesar de ello, sigue debiendo más de 450 euros a la entidad.

«Esto no se acaba nunca, pero yo quiero pagar. Les he pedido que tengan paciencia, que si esto mejora un poco podré seguir pagándoles la deuda. Pero no hay manera, me llaman a todas horas para insistirme en que pague mis 50 euros de cuota mensual, y advertirme de que los intereses se van acumulando».

Posiblemente la tarjeta de pago aplazado de Manuel Rosa esté entre las que recientemente se han declarado usurarias por el Tribunal Supremo, pero él ni siquiera ha oído hablar de este tema. A pesar de que lee la prensa. «Sólo sé que vienen a descargarse con cuatro pensionistas. Yo siempre tuve todo en la caja de León, ahora con estos hasta les he quitado la pensión. Estoy en otra entidad que no cobra intereses por ser un pensionista con bajos ingresos».

Respecto a las condiciones del crédito que está pagando, señala que «no sé nada de eso, tengo 76 años, lo único que he hecho es trabajar, intentar crear empleo. Eso era lo que me hacía feliz. Ahora me veo en esta situación que me está amargando la vida».

Denuncia pública

«Mi intención es que se sepa que este banco comete estos atropellos, aunque sea legal, no lo sé»

Pero lo cierto es que a pesar de haber pagado mucho más dinero del que se le concedió en el crédito su deuda se mantiene y no acaba de resolverse nunca.

Manuel Rosa es una de esas personas que no sabe que hay tarjetas de pago aplazado o revolving cuyos intereses se consideran abusivos, y están siendo resueltas a millares en los tribunales. En caso de que se haya conseguido eliminar la deuda (algo muy difícil, lo habitual es que estos créditos retroalimenten) si los tribunales les dan la razón la entidad tendrá que devolverles los intereses y comisiones cobradas abusivamente. Si no, el cliente deberá devolver el capital del crédito, pero no pagar los intereses firmados.

Un jubilado denuncia «la usura» de Unicaja en una tarjeta al 22,2% de interés
Comentarios