lunes 21/6/21
Tribunales

El juicio al monitor acusado de abusos sexuales se celebrará a puerta cerrada

La vista oral se inicia el lunes; el fiscal solicita penas que suman 27 años de prisión
El acusado, al salir en libertad provisional. MARCIANO PÉREZ

La vista oral por la causa abierta contra un monitor deportivo del Ayuntamiento de León, profesor de actividades físicas en varios colegios de la capital, acusado de abusos sexuales sobre media docena de menores, se celebrará a puerta cerrada por expresa petición del Ministerio Fiscal, que solicita penas que suman 27 años de prisión para el sospechoso, en libertad provisional tras haber sido encarcelado de forma preventiva. El juicio arranca el lunes en la Audiencia Provincial y tiene una duración de dos días.

El procesado fue investigado por entrar en contacto con diversos menores a los que pedía el número de teléfono o con los que había contactado a través de diversas redes sociales procediendo con la finalidad de satisfacer sus deseos sexuales y tener conversaciones con los menores sobre si se masturbaban y solicitarles también fotos donde aparecerían desnudos. Relata la fiscalía que entre los días 18 de septiembre de 2016 y 22 de mayo de 2017, utilizando un móvil ,mantuvo con un menor conversaciones mediante envíos de WhatsApp a través de redes sociales en las que el acusado pedir al menor que se midiera el pene con una regla y a la vez le preguntaba si se masturbaba y como lo hacía. El menor nunca le envío ninguna foto pese a que le ofreció la clave para acceder a la Wi-Fi del colegio y le regaló un teléfono móvil.

Con un segundo afectado, hermano del primero, siguió la misma técnica, pero no logró que le remitiese el material que le había solicitado, a pesar de que el sospechoso fue muy insistente a la hora de preguntar cuando había comenzado a masturbarse.

Versión contraria

La defensa asegura que el móvil del acusado fue manipulado y se opone a las tesis de la Fiscalía

Dice la Fiscalía que hubo un tercer menor, con el que procedió en términos similares y le preguntó constantemente si le gustaban los chicos a las chicas y a la vez le pedía fotos en pantalón corto haciendo ejercicio para que se le vieran los músculos. El pequeño se sintió incómodo ante el cariz de las conversaciones y bloqueó al acusado sin acceder al envío de las fotos.

A un cuarto menor, le exigió fotos en las que se le vieran los abdominales y le preguntó si le había crecido el pene, por lo que pedía fotos de su miembro viril, algo a lo que no accedió al pequeño. Y así hasta seis.

La defensa asegura que se han sacado deducciones de conversaciones obrantes en el dispositivo móvil de su representado «claramente manipulado» y sobre la base de unas conclusiones presentes en el informe de la Unidad Central de Criminalística» a cuyo contenido se opone.

El juicio al monitor acusado de abusos sexuales se celebrará a puerta cerrada
Comentarios