miércoles 8/12/21
Los candados se colocaron ayer en todas las puertas del Laboratorio Pecuario de La Puentecilla.

La ocupación del antiguo Laboratorio Pecuario, convertido en Laboratorio Social por el movimiento 15-M desde el pasado 13 de noviembre, acabó ayer. Adiós a casi tres meses de debates, asambleas, recitales poéticos, comedores e incluso reuniones con el comité de empresa de Elmar. Una salida certificada por la Junta, que ordenó cerrar con candados todas las entradas y colocó dos vigilantes de seguridad tras un cartel de «Propiedad privada. Prohibido el paso».

El cierre de las instalaciones de la zona de La Puentecilla, sin uso desde que hace más de tres años la Junta abrió su nuevo laboratorio junto al Censira, se sucede dos días después de que la administración autonómica notificara, por medio de dos trabajadores, que los ocupantes contaban con 8 días para proceder al desalojo, dentro de los cuales otorgaba 5 días para la presentación de alegaciones, según comunicaron los integrantes del colectivo.

Sin que se cumplieran estos plazos, la intervención ha hecho que los integrantes del movimiento no hayan podido sacar los enseres que habían acumulado en estos meses. «Muebles, juguetes, platos y tenedores, estufas, ordenadores, un banco de ropa y una biblioteca con cerca de 500 libros y deuvedés», informó el portavoz, Guillermo Martínez, quien reseñó que se ha llegado a un acuerdo con los representantes de la administración autonómica para pactar unos horarios en los que se puedan sacar los objetos. «Nosotros mantendremos nuestra reivindicación para contar con un centro cultural y social independiente», subrayó.

El laboratorio es propiedad de la Junta, dentro de una parcela titularidad del Estado que fue cedida por el Ayuntamiento de León en 1965 con la condición de que se construyera el centro. Una cesión que el consistorio estudia si tiene posibilidad de reversión.

La Junta canda el Laboratorio Social y acaba con la ocupación
Comentarios