domingo 26/9/21

La Junta dice ahora que no está todo perdido

La consejera de Industria y Empleo, Ana Carlota Amigo, afirmó ayer en León que confía en alcanzar una solución que impida la liquidación del Instituto de Biotecnología, actualmente en concurso de acreedores.

Pese a las críticas de los trabajadores por la «escasa implicación» de la Administración autonómica, Amigo explicó, en declaraciones a los periodistas, que está abierta una vía de diálogo con las consejerías de Empleo y Economía.

«Estoy en contacto con el rector de la Universidad de León y voy a hacer lo propio con los trabajadores para ver qué posibilidades existen para salvar el centro», señaló la consejera en las primeras declaraciones que hace del instituto desde que se presentó el concurso voluntario.

Sobre esto, admitió que la situación a la que se ha llegado es muy complicada, si bien recalcó que es «optimista» y cree que «siempre hay alguna posibilidad».

«Trabajaremos en ello y veremos qué soluciones se pueden establecer», zanjó la titular del área en el Ejecutivo de Alfonso Fernández Mañueco .

Inbiotec, situado junto al Parque de la Granja de León, se fundó hace casi 30 años con el propósito de trasladar los resultados de sus investigaciones a las empresas, y declaró concurso voluntario de acreedores en abril ante el desfase crítico entre los ingresos y los gastos.

Aunque entre los socios fundadores se encuentren la Universidad de León, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), la Diputación de León y la Junta de Castilla y León, Inbiotec es una entidad sin ánimo de lucro cuya única financiación es la que consiguen en convocatorias públicas competitivas de contratos de investigación y de servicios técnicos.

Aún así en el cuatrienio previo al covid ingresaron por estos trabajos casi tres millones de euros, pero la pandemia bloqueó el año anterior casi todas las convocatorias públicas para sufragar proyectos de estas características.

La Junta dice ahora que no está todo perdido