domingo 22.09.2019

La Junta pretende aprobar el mapa de transporte de viajeros en sólo un año

La iniciativa trata de garantizar el derecho a la movilidad de las personas en todo el territorio
El transporte escolar tendrá nuevas condiciones. SECUNDINO PÉREZ
El transporte escolar tendrá nuevas condiciones. SECUNDINO PÉREZ

El nuevo Mapa de Ordenación del Transporte, que permitirá «abrir un nuevo horizonte para establecer un nuevo transporte que se adapte a la Castilla y León del siglo XXI, a los cambios poblacionales y a los movimientos de población», deberá estar aprobado en el plazo máximo de un año. De momento, ya se ha iniciado la tramitación administrativa con la consulta previa.

El mapa es un instrumento básico de la reforma de la red de transporte público interurbano por carretera. Con la nueva Ley de 2018 y sobre la base de la extinción de los contratos antiguos se «abre un nuevo horizonte para establecer un nuevo transporte que se adapte a la Castilla y León del siglo XXI, a los cambios poblacionales y de movimiento de población», señala el consejero de Fomento y Medio Ambiente. Cabe recordar que la red actual de transporte interurbano data de los años 80.

Por ello, el consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, considera «muy importante» la participación de toda la población, de los municipios y diputaciones para conformar con un amplio consenso social y político un transporte que responda a las «necesidades, exigencias y derechos» de los castellanos y leoneses.

Premisa inicial

Suárez-Quiñones considera básico el consenso para responder a las necesidades

El compromiso de la Junta de Castilla y León es aprobar un Mapa de Ordenación de Transporte público de viajeros que sirva como instrumento para rediseñar la red pública de transporte de la Comunidad, para hacerla más eficiente y coordinarla con las políticas transversales de lucha contra la despoblación.

Su objetivo será garantizar el derecho a la movilidad de las personas en todo el territorio convirtiendo el nuevo modelo de transporte en instrumento decisivo en la defensa de la igualdad de oportunidades entre los habitantes de las áreas rurales y la ciudad. En este sentido, es preciso recordar que el pasado 4 de marzo de 2019 se presentó para su debate y participación ciudadana la propuesta de bases para la elaboración del Mapa de Ordenación de Transporte público de viajeros.

Categorizar situaciones

De esta manera, el nuevo diseño territorial del transporte público que establecerá el Mapa de Ordenación del Transporte debe servir para categorizar todas aquellas situaciones derivadas de la realidad demográfica y socioeconómica a las que es preciso dar respuesta.

Proyectos vigentes

La intención es consolidar el Transporte a la Demanda y el de uso compartido entre escolares y el resto de usuarios

Esta nueva ordenación va a permitir desplegar en Castilla y León un sistema de transporte público de viajeros por carretera «eficiente, seguro, moderno y de calidad», adaptado a las necesidades de movilidad propias de nuestra Comunidad -con más de 6.000 núcleos de población- y que, además, consolide todas aquellas medidas ya aplicadas, especialmente en materia de transporte rural, como el sistema de Transporte a la Demanda o el ‘transporte de uso compartido’ entre el escolar y el regular de uso general, que han convertido a nuestra Región en un referente a la hora de dar un servicio público de transporte en ámbitos territoriales de difícil cobertura.

Nuevas concesiones

Una vez aprobado el Mapa de Ordenación de Transporte se tramitarán los anteproyectos de explotación de las concesiones que integran los diferentes servicios —documento técnico que recoge todas las circunstancias relativas a la prestación del servicio como son las rutas, horarios, número de expediciones, paradas, número de vehículos, coste económico del servicio, compensaciones que debe abonar la Administración, entre otras—. Posteriormente, será sometido a la máxima participación social e información pública con anterioridad a su aprobación.

Una vez aprobados, sobre la base de dichos proyectos de explotación, se deberán redactar los correspondientes pliegos de cláusulas administrativas particulares y prescripciones técnicas que habrán de regir la licitación de los futuros contratos de concesión para explotar el servicio público.

La Junta pretende aprobar el mapa de transporte de viajeros en sólo un año