domingo. 03.07.2022
                      DL16P10F7-17-30-38-1.jpg
DL16P10F7-17-30-38-1.jpg

El consejero de Fomento y Medio Ambiente de la Junta, Juan Carlos Suárez-Quiñones, anunció que el Gobierno autonómico está ultimando un «importante» programa de construcción de vivienda para alquiler de jóvenes. Apuntó que el objetivo es mantener en el territorio a los jóvenes «facilitando la compra y sobre todo el acceso a un alquiler asequible», y que el programa va a tener en León uno de los principales focos de actuación.

Un plan que presentará próximamente el presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco y que complementa a otros programas ya en marcha como el Rehabitare que ya funcionan para la construcción y rehabilitación de viviendas que se ofrecen en alquiler.

Recordó que la construcción es un sector vital que representa el 10% del PIB autonómico tras la grave crisis que sufrió en 2008. A pesar de ese revés y de la crisis sanitaria, el sector «está resurgiendo de una manera muy importante». Y explicó que la UE considera a la construcción capital en la estrategia de los fondos Next Generation como uno de los elementos de la regeneración económica tras la pandemia.

«Una importancia que se ha trasladado a estos fondos europeos por los que Castilla y León contará para los próximos cinco años, junto a fondos propios, con cerca de 300 millones de euros para actuaciones de vivienda nueva y rehabilitación», destacó Suárez-Quiñones.

«Por todo ello, se espera una actividad constructiva muy relevante y el problema va a estar en la capacidad de absorción de esos fondos y que existan empresas y trabajadores cualificados suficientes para dar respuesta a esta apuesta tan importante de los fondos europeos», añadió. Unos fondos de los que se beneficiará el nuevo programa de vivienda para jóvenes de la Junta, pensado para una emancipación más temprana. Respecto a las materias primas y su encarecimiento, señaló que son problemas a los que buscar solución porque «Castilla y León se juega mucho en su recuperación económica». El consejero incidió por otra parte en el posible colapso de la distribución por falta de conductores, lo que mantiene 20.000 camiones parados. CyL subvenciona el carné con el 75% para intentar incentivar ese puesto de trabajo, tan necesario como los puestos en la construcción, donde se calcula que faltan 700.000. En su opinión, «hay una sobrevaloración de las carreras universitarias en detrimento de la FP», que ve como una buena salida y solución a la falta de personal del sector.

Además, fue crítico con la CHD por retraer el chopo con una normativa de las riberas que afecta directamente a su producción y de forma indirecta a la construcción, al ser la madera una de sus materias primas. «El mejor chopo de España es el de CyL y dentro de ella, el de León», destacó.

También Santiago Sánchez cree injusto que la Confederación «le quite ese recurso a las juntas vecinales, que les sirve para hacer infraestructuras».

Suárez-Quiñones adelantó que la Junta «camina a una reforma de la normativa Urbanística» para adaptarse a la realidad de oficinas vacías y pisos. En su ayuda al sector, ya cambió la exigencia de la licencia de primera ocupación, que retrasaba la entrega de las promociones medio año, por una declaración responsable.

La Junta ultima un programa para construir viviendas para jóvenes