miércoles 28/10/20
Reactivación

Los juzgados empiezan a notificar 40 desahucios aplazados en la pandemia

La plataforma contra los lanzamientos alerta de que 200 personas esperan una vivienda social
Una de las protestas de Stop Desahucios en la plaza de Botines. JESÚS F. SALVADORES
Una de las protestas de Stop Desahucios en la plaza de Botines. JESÚS F. SALVADORES

La pandemia de coronavirus lo paró todo, pero la reactivación de la labor de los Juzgados ha rescatado ya 40 desahucios en León capital que el servicio de Notificaciones ha empezado a entregar a los afectados, la mayoría relacionados con lanzamientos por el impago del alquiler de las viviendas que se ocupan. El grueso de las comunicaciones también incorpora un nuevo plazo dilatado en al menos dos meses más sobre las fechas iniciales en que se habían ordenado los desalojos.

Desde la plataforma Stop Desahucios, María Jesús López, critica la falta de una política de vivienda social y recuerda que antes del confinamiento más de 200 personas estaban inscritas en la lista de acceso a un piso social de la Junta. «Sobre el papel existen esas viviendas para la gente que las necesita por su situación económica, pero en la realidad es que todas están ocupadas porque los solicitantes que las obtienen siguen en ellas hasta que son mayores y cuando surge una petición nueva hay mucha cola delante e imposibilidad de acceder a un piso», señala.

La sede de la plataforma abrió las puertas el pasado lunes día 15 tras permanecer cerrada durante la cuarentena y ya ha recibido a dos personas pendientes de ser desahuciadas. «Es un drama, la impresión que tenemos es que los alzamientos se detuvieron durante el Covid-19 pero se van a reactivar con más fuerza e implicando a más leoneses». López dice estar «segurísima por sentido común más que por los datos que aún no tenemos que con la que está cayendo se incrementará la cantidad de gente que se va a ver afectada por un desahucio en León, porque muchos se han quedado en paro, están en Erte y no saben qué pasará o no lo han cobrado...».

Más leoneses
Se espera un incremento de los desalojos ligados a los Ertes y el desempleo generado con el Covid-19

La paralización de los desahucios derivados de los impagos del alquiler por parte de familias que se encontraran en una situación de vulnerabilidad fue una de las medidas económicas y sociales que impulsó el Gobierno de España el pasado mes de abril para hacer frente a los efectos de la pandemia. No ocurrió lo mismo en los procesos de desalojo con motivo de una ejecución hipotecaria, aunque para esos casos el Gobierno dio luz verde a moratorias en el pago de las cuotas por parte de las personas en dificultades como consecuencia de la paralización de la economía por el estado de alarma.

Con el fin del confinamiento y la vuelta a la nueva normalidad además de comunicarse los desalojos pendientes, la previsión es que se registren muchos más por los efectos económicos que deja el virus. El año pasado se contabilizaron en la provincia de León 543 desahucios, el dato más alto desde que se publica la estadística (2013). De ellos, la inmensa mayoría correspondieron al impago del alquiler (407), lo que supuso tres de cada cuatro lanzamientos. Mientras, otros 111 desahucios fueron consecuencia de ejecuciones hipotecarias por el impago de las cuotas y 25 correspondieron a otro tipo de causas, según los datos del Consejo General del Poder Judicial. En 2013 se sumaron 522 que han ido creciendo hasta los 536 de 2017, los 529 de 2018 y los 543 del pasado ejercicio.

Los juzgados empiezan a notificar 40 desahucios aplazados en la pandemia