martes. 31.01.2023

Hace trece años, el Ayuntamiento de Villaquilambre y la empresa ferroviaria Feve suscribieron un acuerdo de dos millones de euros para dar solución a los trece pasos a nivel que existían en los seis kilómetros de vías. Feve admitía que Villaquilambre era el municipio más próximo a León con mayor frecuencia de trenes, 44 diarios, y mayor número de cruces. De ahí la importancia de garantizar la seguridad.

El plan comenzó con fuerza, colocando semi-barreras en Los Jesuitas, La Cerrada y Villaquilambre pueblo, pero empezó a fallar al automatizar El Molino, pero no Las Huergas, como estaba previsto. Ambas instituciones consideraban «urgentes» las soluciones y pretendían que estuvieran concluidas a mediados de 2007, pero la crisis ralentizó todo y los avances sólo se lograron con una fuerte presión vecinal y en escasos puntos, como en el subterráneo de Villasinta, que se amplió en anchura y altura para evitar el cruce Granada en 2010.

Menos éxito tuvo la reivindicación para el paso de El Ejido, que atraviesan 240 vehículos al día para llevar a los escolares a sus entrenamientos en el área deportiva o acudir a los partidos. Las últimas cuatro corporaciones municipales han intentado que el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias, Adif, suprimiera ese cruce, han formulado decenas de reclamaciones, pero se ha producido una cierta sordera por parte del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias hacia ese punto, donde se han producido varias víctimas mortales de conductores que cruzaban la vía.

Seis kilómetros de vías y un viejo plan incompleto para trece cruces