sábado. 02.07.2022
Mercedes Martín.

«No podemos vivir cien por cien de las energías renovables. Las centrales térmicas serán necesarias al menos cincuenta años para asegurar la necesaria garantía de sumunistro de las otras fuentes de generación». Mercedes Martín quiso desmentir ayer «los falsos mitos» que atacan al carbón. «Es falso que sea peor que el de importación, en España se importa mineral de distintos países, y no todos tienen la misma calidad. Además, las características de cada uno le hacen específico para cada central, las térmicas no pueden quemar cualquier tipo de carbón sin afrontar cuantiosas inversiones».

También lamentó la creencia de que el carbón nacional es más contaminante que el de importación. «Las emisiones dependen de la energía que se produzca, no del tipo de carbón que se utilice. En cualquier caso, siempre contamina más un carbón que debe ser transportado a larga distancia primero en barco y luego en camiones, que uno que está a pie de térmica». A mayores, el carbón nacional, con alto contenido en cenizas, es reutilizado por las cementeras, lo que evita otros procesos de calcinación «también contaminantes».

El mineral nacional «tampoco es más caro que el de importación. Y en el escenario que se prevé, será cada vez más competitivo».

Martín advirtió también ayer contra otros proyectos como los hallazgos de gas que se investigan en el norte del país, entre otras provincias en Palencia y Burgos. «Sus reservas apenas abastecerían cinco años, pero las prospecciones se realizan con sílice, cada vez más caro; y rompen además las rocas que servirían de almacenamiento al CO2. Pero, sobre todo, contaminan el agua, de hecho están prohibidas en países como Francia».

«La apuesta por las renovables exige 50 años de térmicas»