jueves 17.10.2019

«La televisión de pago será un actor imprescindible»

LUIS SAHÚN XIFRÉ / Director general de Ses Astra
«La televisión de pago será un actor imprescindible»

Con más de 35 años de experiencia en el sector de telecomunicación y audiovisual, está al frente de SES, empresa pionera en conectividad vía satélite.

— ¿En qué consiste la nueva antenización y qué hemos aprendido del dividendo digital?

— El segundo dividendo digital es la liberación de la banda de 700 Mhz del espectro radioeléctrico, actualmente ocupada por los canales de la TDT, para el desarrollo de servicios de banda ancha en movilidad, especialmente en lo vinculado a la tecnología 5G. Se pierden 12 canales, desde el 49 hasta el 60. Tras los 9 canales que se perdieron para la TDT en el primer Dividendo Digital, y los 12 que se perderán con ocasión del segundo, los canales disponibles se han reducido desde los 49 iniciales a 28.

— ¿Cuáles fueron los fallos de los anteriores procesos?

— El primer dividendo digital (liberación de la banda de 800 Mhz para servicios 4G) se desarrolló entre 2012 y enero de 2015 e implicó actuaciones en las mayor parte de las antenas de la TDT en España. El Gobierno solicitó autorización a la Comisión Europea para conceder ayudas a los usuarios finales que contribuyeran a reducir el impacto económico de esta transición. Las ayudas fueron autorizadas a condición de que fueran tecnológicamente neutrales, es decir, que cualquier tecnología capacitada para llevar la televisión a los hogares se pudiera beneficiar, algo que en la práctica no fue así, destinándose íntegramente a la TDT. La Administración incumplió el fomentar la competencia entre plataformas, ya que en España no se dan las condiciones regulatorias ni de competencia para que se desarrolle una plataforma alternativa vía satélite para ver la televisión en competencia con la TDT. Por tanto, el segundo dividendo digital es una oportunidad para enmendar ese error, que esperamos que sea el usuario final el que decida cómo quiere recibir la televisión.

— A efectos prácticos ¿qué nuevos servicios van a ofrecerse?

— La comunidad de vecinos tendrá que contactar con un instalador profesional y la complejidad de la actuación varía en función de la antigüedad, cobertura o actuaciones previas realizadas en la instalación de telecomunicaciones del edificio. El 5G necesita de esa banda de frecuencias para desarrollar conectividad de gran capacidad, básica para el desarrollo de nuevos servicios vinculados a la ciudad inteligente, la industria conectada, el Internet de las cosas, sanidad y educación digital, etc. Y cada vez somos más los usuarios conectados y la demanda de capacidad es imparable. Según estimaciones de Ericsson, el auge de la tecnología 5G abrirá en España un negocio de 23.300 millones de euros en 2026.

— ¿Es un servicio complejo?

— En lo que afecta al usuario final es más complejo que el primero porque hay que decidir si se pasa a un estándar TDT más avanzado –DVBT-2- que en resumen se trata de un sistema de compresión que permite que los canales TDT ocupen menos espacio en el espectro. El problema es que habría que cambiar un alto porcentaje de los receptores en los hogares, ya que son pocos los que están preparados actualmente.

— ¿Cuándo llegará a los hogares la ultra alta definición?

— Es la evolución lógica de la alta definición, multiplicando por cuatro las capacidades de ésta como en su día ocurrió con la definición estándar (SD) y el paso a la HD. Para que llegue a los hogares, los distintos agentes de la industria audiovisual implicados han trabajar codo con codo. Desde los fabricantes de TV a las plataformas de televisión pasando por las productoras de contenidos. Las pantallas Ultra HD ya están en el mercado a un precio razonable, tecnologías como el satélite (capaces de proporcionar el ancho de banda que requiere la distribución de estos canales) están más que preparadas, y parece que las productoras de contenidos ya entienden la Ultra HD como el siguiente estándar audiovisual. .

— ¿En qué ha cambiado la forma de ver la televisión?

— El espectador de televisión ha evolucionado. Aunque auguramos una larga vida a la televisión lineal (hay cosas que siempre nos gustará ver en directo), lo cierto es que paulatinamente, y con la mejora tecnológica acompañada de un aumento de los contenidos y de los dispositivos disponibles para verlos, al espectador le gusta elegir cómo, cuándo y dónde disfruta de la televisión. Hay cuestiones generacionales pero, en el plano meramente técnico, cualquier espectador prefiere ver el contenido en alta definición que en definición estándar, aunque sea el concurso de todos los días. Esperamos que ocurra algo similar con la aceptación de la ultra alta definición.

— ¿Las plataformas de pago van a ser el futuro de la televisión?

— Van a ser un actor imprescindible para la evolución de la televisión; tanto por su capacidad para distribuir contenidos de calidad como por la obligación competitiva de mantenerse en la brecha vanguardista y por tanto de incorporar las innovaciones que marque la industria: Ultra HD, nuevas funcionalidades, etc. Las operadoras han lanzado ofertas que incluían en un mismo paquete distintos servicios, con una importancia creciente para la televisión. En el medio plazo, el escenario será competitivo, con una televisión de pago que cada vez gozará de mejor salud, demandará unas capacidades que la tecnología satélite está en condiciones de facilitar, con actores nuevos y con otros actuales que desaparecerán. Una televisión de calidad, valorada lo suficiente por los espectadores como para no tener que ir siempre ligada a otros servicios.

«La televisión de pago será un actor imprescindible»