jueves. 01.12.2022

Labiana vuelve a la carga para hacerse con el control de Laboratorios Ovejero

El grupo se reivindica como principal acreedor privado porque la venta a Zendal «no se ha ejecutado»

El grupo veterinario y farmacéutico Labiana reitera su interés por la adquisición de Laboratorios Ovejero. El que a día de hoy es el mayor acreedor privado de la entidad leonesa manifestó a través de un comunicado su interés y disposición para adquirir Laboratorios Ovejero y garantizar el futuro y la viabilidad de los históricos laboratorios leoneses, «dando continuidad a los ingentes esfuerzos e inversiones» ya realizadas desde el pasado mes de febrero para estabilizar la sociedad y desarrollar un nuevo plan de negocio e industrial.

A principios de 2021, Laboratorios Ovejero atravesaba serias dificultades y se encontraba en situación de pre-concurso de acreedores cuando el grupo veterinario y farmacéutico Labiana inició un desafiante proyecto industrial en Castilla y León con el objetivo de adquirir, sanear y relanzar la histórica firma, recordó el grupo en el mismo comunicado.

Desde Labiana manifiestan que el proyecto industrial que presentaron para Ovejero se basaba en un plan estratégico para sanear y reflotar esta histórica firma del mercado veterinario español en los próximos años. Los pilares de dicho plan eran el saneamiento financiero de la sociedad mediante la reestructuración de la deuda alcanzando acuerdos con los diferentes acreedores, la preservación de todos los puestos de trabajo, la recuperación de la fabricación de víricos —hoy en día en suspensión por parte de la AEMPS—, la mejora de los procesos y de la rentabilidad, el restablecimiento de las relaciones comerciales y el fortalecimiento de la marca de Laboratorios Ovejero en el mercado veterinario mundial. Un proyecto que, según ellos, no sólo tenía la intención de reflotar el histórico laboratorio, sino que se comprometía con el impulso del tejido empresarial de León mediante el traslado de la sede del área veterinaria de Labiana a León. Desde entonces, y en el marco de dicho proyecto, Labiana «ha financiado» a Laboratorios Ovejero y «ha cumplido» su acuerdo de reestructuración con varios acreedores vía la compra de deuda en situación de mora, lo que la ha convertido en el principal acreedor privado con un importe aproximado que asciende ya a 4 millones de euros, según el grupo. Al mismo tiempo, el proyecto de Labiana obtuvo, y mantiene, el apoyo de las autoridades públicas, de los trabajadores y del resto de acreedores de Laboratorios Ovejero. A principios de mayo los accionistas de Laboratorios Ovejero anunciaron «sorpresivamente» la venta de la sociedad a otro grupo farmacéutico que se comprometía a invertir unos 20 millones de euros en la empresa para que pudiera ser viable y capaz de atender sus obligaciones. «A pesar del tiempo transcurrido dicha transmisión todavía no se ha formalizado ni se ha ejecutado», sostienen desde Labiana. Ante esta situación, la dirección de este grupo ha reiterado su interés y disponibilidad para garantizar el futuro de Ovejero y el reposicionamiento de una marca «que es decana en la industria veterinaria española y europea y que cada día tiene más difícil su continuidad».

Labiana vuelve a la carga para hacerse con el control de Laboratorios Ovejero
Comentarios