jueves 27/1/22
Los padres del universitario asesinado, a las puertas de la facultad. MARCIANO PÉREZ

Ninguna de las concentraciones de repulsa y silencio en memoria del universitario asesinado en la madrugada del domingo en un apuñalamiento, recogió tantas dosis de emotividad como la convocada a las puertas de la Facultad de Ciencias del Deporte. Allí hubo lágrimas por un compañero, silencio por un alumno, dolor por un hijo. Estudiantes y profesores, personal no docente, arroparon a los padres de Mario Fuentes, el joven cántabro que murió acuchillado en la madrugada del domingo, en un adiós colectivo de toda la comunidad universitaria. Lágrimas por Mario Fuentes. «No estábamos preparados para un golpe como este; nos ha roto todos los esquemas y ahora solo podemos apoyar en todo momento a la familia», reflexionó Juan García, que es decano de la Facultad de Ciencias del Deporte, de la Universidad de León, donde el universitario asesinado cursaba primero de carrera. En todos los centros de la Universidad de León se sucedió esa concentración y se guardó el minuto de silencio que a mediodía ahogó el dolor por el recuerdo de la víctima. El vicerrector de Profesorado compartió en ese instante la sensación de «angustia» que vive la comunidad universitaria leonesa tras los hechos de naturaleza violenta sucedidos en torno al apuñalamiento de uno de sus alumnos, vinculados a los botellones incontrolados. ««Esto es un hecho inadmisible y esperemos que sirva al menos para que no se vuelva a repetir en el futuro», subrayó Tesauro a la puerta del Albéitar.

Mientras los compañeros de Mario Fuentes lloraban su ausencia, el Ayuntamiento de Colindres, localidad de origen del joven decretó tres días de luto oficial por su pérdida. El alcalde Javier Incera, indicó que finalizarán el miércoles, cuando está previsto que se celebre en la localidad cántabra un funeral por este joven.


Toda la comunidad universitaria mostró su dolor por el asesinato. MARCIANO PÉREZ

Lágrimas del campus por un hijo, por un alumno, por un compañero