sábado. 03.12.2022

«Me encontraba muy mal y salí para robar pero no con la intención de matar»

El acusado del crimen de Maite García fija que no recuerda lo que pasó porque estaba «con pastillas»
J.H.P., que está en prisión preventiva, al llegar ayer al juicio.

Fue «espontáneo». J.H.P. salió de casa, en el barrio de San Esteban, «con la intención de robar, no de matar», y en la calle Lope de Vega, a las 3.30 horas de la mañana del 22 de noviembre del 2008, se encontró con Maite García y su amiga, a las que «no conocía de nada» y a quienes abordó oculto bajo una máscara de monstruo de carnaval que le había regalado su hijo. No recuerda «qué ocurrió», aunque reconoce que «hubo un forcejeo entre los tres» para intentar robarles el bolso, que llevaba puesta «una careta» y que portaba «un cuchillo oculto bajo la ropa». Estaba «muy mal». «Dos días antes», su médico le había dado «dos cajas de trankimazín», de las cuales ingirió «24 pastillas y puede que alguna cerveza», para intentar paliar una adicción a las drogas que empezó «a los 12 ó 13 años con los porros» y que le llevaba a consumir a diario «entre 300 y 600 euros de cocaína», además de «heroína y pastillas que tomaba mayormente para el síndrome de abstinencia». Un consumó que pagaba «con los robos», porque «no tenía trabajo». «En mi larga trayectoria delictiva nunca me ha pasado esto. Estaba muy mal, sino no hubiera salido para robar un bolso, sino por algo más importante», detalló el acusado de la muerte de la comerciante leonesa, a quien el Ministerio Fiscal atribuye un delito de robo con violencia en grado de tentativa por el que reclama un año y once meses de cárcel, un delito de robo con violencia consumado, para el que se solicita cinco años de prisión, y un delito de asesinato con alevosía con agravantes de reincidencia y disfraz, por el que se piden 18 años de prisión; en total, veinticuatro años y once meses de cárcel, más una indemnización de 66. 341 euros a las dos hijas de la fallecida de 66.341 euros y de 6.286 euros a la acompañante de la ex presidenta de Aleco.

La declaración del presunto autor, para quien su defensa reclama libre absolución, se enrocó en el argumento de que estaba «bajo efecto de las pastillas». Una acción que no le impidió recordar que se deshizo de las pruebas para, en el caso de que lo encontraran, «no ir a la cárcel», donde ya pagó «15 años». En un contenedor de vidrio del entorno del Cid apareció el cuchillo con sangre; en una papelera de la calle Dámaso Merino, la careta y un guante de plástico de los de supermercado; y en un solar de la calle Panaderos, el bolso. Luego, en su casa, según testimonio de los policías que prestaron declaración, quemó el dni de la fallecida y otros documentos que había en el bolso, donde también había 50 euros y un móvil desde el que realizó una llamada que permitió su rastreo y detención dos días después, la tarde del 24 de noviembre, en su domicilio del barrio de San Esteban, sin que opusiera resistencia, como reseñó uno de los agentes.

La máscara que utilizó fue un regalo del hijo. Frente al interrogatorio de la fiscal, J.H.P. insistió en que «hace tanto tiempo» que no se acuerda y que sólo cuando se levantó supo «que algo había ocurrido». «Cuando vuelvo en sí -”explicó-” es al fumar heroína por la mañana», ya en su casa, donde vivía con su mujer. «Ella no sabía que hice un delito. Le dije que venía de robar para no asustarla», describió, antes de subrayar de detallar que su pareja también «consumía droga, pero menos» y subrayar que «ella está fuera». Un exculpación que también abarcó a su hijo, quien declaró por videoconferencia de manera voluntaria, desde el centro de menores en el que está interno en Palencia, para ratificar que regaló a su padre la careta porque se la pedía «cada vez que salía a la calle».

«Estoy arrepentido. Quiero pedir perdón a esa familia porque me siento muy mal, pero no se la puedo devolver y no sé que decirles. Sé que ahora mismo me querrían matar», declaró el acusado de la muerte de Maite García

«Me encontraba muy mal y salí para robar pero no con la intención de matar»
Comentarios