viernes 20/5/22

No hay personal. La construcción no encuentra trabajadores. Y ni el presidente de la Confederación Castellano y Leonesa de la Construcción, Javier Vega, ni el de la Cámara de Contratistas de Castilla y León, Enrique Pascual, comprenden cómo habiendo un 30% de paro juvenil el sector carece de perfiles tan demandados como gruistas, encargados de obra, instaladores de pladur o de ferralla.

Unos profesionales que han ido desapareciendo en los últimos años, tras la crisis económica de 2008 y por jubilaciones que no han ido encontrando relevo en las nuevas generaciones. Con estos antecedentes, señalan que hay oficios que se han perdido y que ya no se recuperarán como el del antiguo cantero, lo que da pie al recurso de los prefabricados.

Los más buscados
Las empresas no encuentran gruistas, encargados de obra o instaladores de ferralla

Subvencionados
El sector critica que saque cursos de formación y que los jóvenes ni siquiera se interesan por ellos

Pascual explica que a pesar de que desde su organización sacan cursos de formación que están subvencionados para intentar captar a nuevos trabajadores para el sector de la construcción, «se quedan desiertos, sin alumnos, porque los jóvenes prefieren quedarse en casa». «Se trata ya de un tema cultural, la gente sobrevive con pequeñas ayudas y trabajos en la economía sumergida y les llega, no les interesa trabajar», añade, para incidir en que es preciso acabar con estos empleos en negro con inspecciones, aunque reconoce las dificultades que conlleva. Unos trabajadores por los que las empresas pelean ante la necesidad de conseguir perfiles cualificados y con experiencia capaces de afrontar la alta demanda que tiene ahora el sector, tanto para la construcción de obra nueva, pública o privada, o reformas.

El lastre del personal, otro problema que frena la recuperación del sector