jueves 19/5/22
                      Camión con residuos junto a la planta del centro de tratamiento de San Román. RAMIRO
Camión con residuos junto a la planta del centro de tratamiento de San Román. RAMIRO

El conflicto que plantea la plantilla del servicio de tratamiento de basuras de León ya trasciende a cuestiones salariales.

Los trabajadores presionan con la convocatoria una huelga a la empresa para que se adapte a las condiciones que el Gobierno aprobó para los empleados públicos; la concesionaria traslada al consorcio de la gestión de residuos sólidos de León la urgencia para que se ajuste el canan por este servicio, que repercutiría en una subida de la cantidad fijada hasta ahora; y el consorcio, cree que la empresa concesionaria utiliza la movilización en beneficio propio para conseguir la aplicación de la revisión de esa tarifa. Esta es la conclusión que hizo pública ayer el presiente del consorcio, Santiago Dorado, luego de valorar todos los acontecimientos en la junta directiva de Gersul, reunida ayer con este punto como una referencia en el orden del día de la convocatoria de urgencia.

Santiago Dorado trasladó la comprensión y el apoyo a las reivindicaciones de los trabajadores , que de no lograr su propósito van a desembocar en una huelga a partir del día 11, que amenaza con colapsar el servicio de recogida y tratamiento de basura en dos o tres días, que coinciden con la Semana santa, una época en la que se incrementa la población en la mayor parte de las localidades leonesas. También, decisiva para las expectativas del sector turístico, con aluvión de visitantes, sin excepción para toda la oferta hostelera y hostelera de la provincia leonesa.

Es consciente de esta circunstancia el organismo que gestiona el servicio del tratamiento de la basura, que llamó ayer la atención de forma expresa a la ambición mostrada por la concesionaria de esta prestación, la unión temporal de empresas Legio VII. «La empresa se niega a aceptar las subidas salariales que demandan los trabajadores mientras no se revise el canon». Eso supone elevar la cantidad que se le abona a la concesionaria por el servicio que desempeña hasta ahora.

Santiago Dorado, presiente del consorcio Gersul, entiende que la concesionaria dispone ahora de una situación económica óptima para atender las demandas salariales y laborales que exigen los trabajadores después de las aportaciones realizadas por Gersul en los últimos meses. Dorado recordó en esta intervención posterior a la reunión de la junta directiva del consorcio los 25 millones en pagos atrasados, correspondientes a la deuda arrastrada desde ejercicios anteriores, además del canon de nuevo millones de euros. Al margen de esta postura en la que solicita una actitud raciona a la compañía concesionaria, Dorado dejó claro que el consorcio está dispuesto a abordar la revisión de esa factura vinculada al canon, aunque «se tardará al menos algunas semanas» porque se debe atener a algunos trámites que implican tiempo.

Aún así, ofreció la disposición del consorcio para actuar como mediador en el conflicto, y atemperar los ánimos de las partes con el fin de encontrar un punto de acuerdo que sea capaz de evitar la huelga que se echa encima de la vida cotidiana de los leoneses a partir del próximo lunes.

Ya hace seis días que los representantes sindicales de los empleados de la concesionaria Legio VII anunciaron la convocatoria de la huelga, como forma de presión para que la empresa acceda a las exigencias salariales. Reivindicaciones, por otras parte, que se plantean de forma reiterada desde ejercicios anteriores. Ha habido reuniones entre las partes, perno no avances. El último contacto, el pasado martes, no se asomó a las condiciones mínimas para entablar una negociación para la solución positiva del conflicto.

De las consecuencias de una huelga del sector de la basura es plenamente consciente el consorcio Gersul, que ha empleado buena parte de los últimos dos años en solucionar los problemas derivados de la deuda contraída con la concesión del servicio.

Los últimos desencuentros entre plantilla y la empresa que desenvuelve el trabajo vinculado al CTR de San Román acabaron siempre en un conflicto laboral. Algunas veces, relacionada con las fiestas de Navidad; la convocatoria actual, en plena Semana Santa, resulta una herramienta de presión con el doble de efecto que en otra época del año. El servicio cuenta con 170 empleos.

Legio VII deriva a Gersul toda la presión de la huelga