jueves. 07.07.2022

El Consejo General del Poder Judicial adjudica la decimooctava posición a la provincia de León en el ránking de muertes por violencia machista entre los años 2016 y 2018, cuando se registraron dos episodios que fijan una proporción de 0,43 crímenes por cada 100.000 habitantes en ese periodo.

El CGPJ acordó tomar conocimiento del informe presentado por la presidencia y vocales del organismo en el entonces denominado Observatorio sobre Violencia Doméstica así como ratificar el cumplimiento de los compromisos adquiridos por aquellos, en nombre del Consejo General del Poder Judicial. Entre éstos figuraba el de que el Servicio de Inspección del Consejo elaborase informes anuales de muertes producidas en el ámbito de la violencia doméstica. Se pretendía con ello conocer las circunstancias que rodeaban estos hechos criminales y, especialmente, «comprobar la veracidad del hecho –frecuentemente denunciado por los medios de comunicación- de haber procedido las víctimas fallecidas a denunciar, previamente y en reiteradas ocasiones, a sus presuntos agresores sin obtener respuesta adecuada, en tiempo y forma, por parte del poder judicial».

Los estudios realizados durante años permiten afirmar que cerca del 80% de las mujeres asesinadas no habían presentado denuncia contra su agresor. «El silencio de la víctima es un factor de riesgo para la vida de las mujeres maltratadas, por lo que resulta de enorme importancia concienciarlas a ellas, y también a toda la sociedad, de la necesidad de denunciar».

TODAS LAS PROVINCIAS

La violencia machista en España ha hecho acto de presencia en todas sus provincias. No hay una sola en la que no se hayan producido al menos dos casos de asesinato de mujeres a manos de sus parejas o ex parejas.

Asimismo, se ha comprobado que los crímenes se han producido en todo tipo de poblaciones. Los datos indican, sin embargo, que en torno al 70% de los casos se producen en pueblos o ciudades de menos de 100.000 habitantes.

La información que contiene el documento corresponde a las valoraciones efectuadas por los juzgados que han intervenido o siguen interviniendo en la instrucción de las causas. Ello implica la exclusión de casos en los que, desde la perspectiva judicial, no haya indicios suficientes para atribuir la responsabilidad de los hechos a una persona que mantuviera o hubiera mantenido con la víctima la relación de afectividad análoga a la matrimonial a la que se refiere la legislación.

También han sido excluidos los casos que continúan en investigación y aquellos otros en los que, de la instrucción practicada a la fecha del informe, no pueda inferirse la existencia de muerte en el ámbito de la violencia doméstica o de género.

En torno al 75% de las mujeres asesinadas eran madres. La cifra pone de manifiesto que la maternidad es un factor que hace más vulnerables a las mujeres maltratadas. Y guarda relación con el elevado porcentaje de casos sin denuncia: la víctima tiene miedo y no denuncia ante el temor añadido de represalias del maltratador contra sus hijos. La maternidad se une así a otros factores de vulnerabilidad de las mujeres víctimas de maltrato, como son la pobreza, la dependencia económica del maltratador, la dependencia por situación de discapacidad o el embarazo, según el informe.

León está entre las 20 provincias con la ratio más alta de crímenes machistas