lunes 23.09.2019

León crea una brigada para mayores abandonados

 Estas acciones se refuerzan tras el fallecimiento este verano de varios mayores que vivían solos
 
Todos los ayuntamientos de la Comunidad han puesto en marcha planes contra la soledad. DL
Todos los ayuntamientos de la Comunidad han puesto en marcha planes contra la soledad. DL

La epidemia de soledad afecta especialmente a las personas mayores. Es por ello que los ayuntamientos han tenido que activarse para hacer frente a este problema con programas específicos, y más después de los últimos casos de mayores fallecidos durante el verano, principalmente en Valladolid. En la actualidad, Castilla y León cuenta con 154.000 personas mayores que viven solas, según el Instituto Nacional de Estadística (INE).

León ha habilitado brigadas de seguimiento por parte de la Policía Local para personas mayores en riesgo; Ávila aprobará un nuevo plan similar al de este año; Segovia sigue probando un proyecto experimental de apoyo a estas personas; Valladolid reforzó este año el programa ‘Cuidando-Te’ para incluir a más personas; Burgos, aunque tiene pendiente aprobar un plan específico, colabora con un programa de la Universidad de Burgos para que los mayores compartan piso con estudiantes; y Salamanca implantará el proyecto ‘Salamanca Acompaña’ el año que viene.

Entre todas las medidas implementadas por los consistorios de las capitales de provincia, destaca la del Ayuntamiento de la capital leonesa, que puso en marcha unas “brigadas de seguimiento” de personas mayores en riesgo, dependiente de la Policía Local, además de un programa de emergencia social de atención domiciliaria en situaciones de riesgo. Además, los Centros de Acción Social (CEAS) realizan seguimientos de las personas en situación de soledad y que acudieron en algún momento a estos centros. El consistorio confirmó a la Agencia Ical que tienen previsto implantar un programa que dé solución a los leoneses de más de 65 años que viven solos o acompañados de gente de su misma edad.

Por su parte, el Ayuntamiento de Ávila cuenta con un Plan Municipal de Mayores que finaliza este año por lo que está en trámite de aprobación del nuevo plan para el año que viene. El plan contaba con un protocolo de detección de personas que viven solas para ofrecerles asesoramiento a través de talleres de fomento de la autonomía. Hasta ahora, en la mayor parte de los casos las personas solicitaron asesoramiento para mejorar las habilidades sociales y comunicativas, para sentirse acompañadas tras duelos y pérdidas, y para mejorar la autoestima. El plan que se aprobará próximamente tendrá una vigencia de cinco años, y contempla un programa de asesoramiento psicosocial.

En cuanto al Ayuntamiento de Segovia, puso en marcha, de forma experimental, en diciembre del año pasado el programa ‘Voy Contigo’ dirigido a quienes tengan dificultad para desenvolverse autónomamente en el ámbito sanitario y carezcan de apoyos familiares y sociales, especialmente, por lo tanto, población mayor. De esta manera, ofrecen seguridad; se garantiza la asistencia a visitas médicas; y se podrá transmitir a quien proceda la información ofrecida por el médico.

Por lo que respecta a la ciudad de Valladolid, inició en 2018 el programa Cuidando-Te, consistente en la mejora de la atención a personas mayores de 85 años, aunque en este año se amplió a los mayores de 80, tras los recientes fallecimientos de personas que no tenían compañía constante en casa. De esta forma se garantiza el apoyo ante situaciones de emergencia a las personas que tienen una autonomía limitada debido a problemas de edad, enfermedades o discapacidad, física pero que continúan viviendo en su residencia habitual.

En el caso de Burgos, la ciudad tiene pendiente de aprobación un plan específico para mayores, que se elaboró tras un estudio de población. Mientras tanto, cuentan con un programa en colaboración con la Universidad de Burgos (UBU) en el que personas mayores comparten piso con estudiantes y firman acuerdos de convivencia para prestar apoyo en tareas domésticas, o simplemente hacerles compañía.

La capital charra también cuenta con un proyecto, que tiene previsto implantar, ‘Salamanca Acompaña’, un servicio que pretende ayudar a las personas que viven solas en la ciudad. El consistorio salmantino pretende así dar una respuesta “integral y coordinada” a las situaciones de soledad no elegida a través de un protocolo de detección de las situaciones de vulnerabilidad.

Sin programas específicos

Tanto Palencia como Zamora, no cuentan con programas específicos, la ayuda se ofrece a través de la teleasistencia y la ayuda a domicilio. En Soria, se ofrece también una oferta de teleasistencia en tareas del hogar, como limpieza o comida, además de ‘Aulas de la tercera edad’, talleres de ocio para personas jubiladas que varían según el calendario y la demanda de los mayores, los últimos, explicó el Ayuntamiento, fueron de inglés para viajes y cursos de informática en varios niveles. Esta última iniciativa está cofinanciada por el Ayuntamiento y la Junta. Además, explicaron que en el programa electoral de las pasadas elecciones se llevaba un programa de compañía específico enfocado a la soledad.

Cruz Roja

Cruz Roja Castilla y León también cuenta con programas específicos para paliar la soledad, algunos de ellos a través de conciertos con los ayuntamientos, y otros independientes. La directora del Centro de Operaciones de Cruz Roja en Castilla y León, Emma Fernández, explicó que están implantando la “telemonitorización inteligente”. Consiste en el establecimiento de una agenda de llamadas periódicas en las que se realiza un seguimiento quincenal o mensual de la persona. Además, en situaciones excepcionales como ausencias prolongadas o ingresos hospitalarios, se contacta una vez que han vuelto al domicilio para ver si las necesidades han cambiado y preguntar cómo se encuentran.

Otro de los “puntos fuertes” de esta tecnología es la “sensorización del domicilio”. Fernández detalla que se predicen los riesgos más frecuentes -como caídas por la noche, apertura de la puerta principal de la casa o la detección de humo, inundaciones o escapes de gas. Además la tecnología actual permite el control de parámetros médicos a través de la toma de biomedidas de peso, tensión arterial, temperatura corporal, pulsaciones y oxígeno en sangre de manera personalizada.

Fuentes de la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades, consultadas por Ical, reconocen que “en ocasiones” las personas mayores no conocen los programas de los que disponen, y se está “intentado transmitir la información” para que sean conscientes de las ayudas que tienen, puesto que ofrecen servicios coordinados con los ayuntamientos a todas aquellas personas que, por voluntad propia, están solas. Además explicaron que hay proyectos en marcha para atajar este problema, y desde el Gobierno central también se está estudiando el problema.

León crea una brigada para mayores abandonados