viernes 20/5/22
                      La visión de la muralla estará condicionada por el futuro edificio pegado a la última casa, que tiene planta baja más 4 alturas. MARCIANO PÉREZ
La visión de la muralla estará condicionada por el futuro edificio pegado a la última casa, que tiene planta baja más 4 alturas. MARCIANO PÉREZ

La visión abierta de la muralla romana en el entorno de Era del Moro tiene un truco. El lienzo que se ve desde la plaza del Espolón no se corresponde con el que se podrá observar. Justo en el límite con la última edificación existente, en el arranque de la calle, queda una parcela de 387,90 metros cuadrados en las que han desaparecido la casa de planta baja que existía pero en la que se puede volver a levantar un edificio con 12 viviendas dado que no entra dentro de la definición de la nueva zona ajardinada anexa al conjunto histórico. Ni entrará, después de que el informe de los técnicos municipales haya servido para que la UPL no siga adelante con la moción en la que reclamaba que se procediera a la expropiación de los terrenos con el objetivo de que la futura construcción en altura no merme «la espectacular vista» de la fortificación.

Pese a que los leonesistas incidían en su propuesta en que «no se puede volver a cometer el error de años atrás» al permitir «una nueva construcción como se hizo en el resto del entorno de la Era del Moro con vuelta a Ramón y Cajal, que impide la espectacular visión desde todos los ángulos de la muralla romana», en la comisión informativa pertinente abandonaron su intención al pie del documento de los técnicos municipales. La decisión olvida el propósito en el que implicar al resto de los grupos dentro del empeño de «recuperar no sólo para el presente de los leoneses, sino para el futuro de la ciudad, un terreno que permitiría, mediante los trámites oportunos de expropiación», contar con «una parcela actualmente de carácter privado». La visión, «en caso contrario, quedaría constreñida por una construcción de corte moderno que incluso chocaría con el entorno amurallado», según la explicación que habían reseñado en el cuerpo de la moción.

Frente a esta intención, el informe de los técnicos municipales cita que, «conforme al planeamiento vigente, la expropiación de la finca no estaría amparada por razones de la ordenación urbanística», por lo cual no conllevaría «la declaración de utilidad pública o interés social y la necesidad de ocupación de los bienes y derechos correspondientes». El argumentario lo refuerzan además con el apunte de que, «salvo en la zona del estrechamiento que provoca la conservación del molino Sidrón, dentro del nuevo jardín de la Era del Moro, queda garantizada una separación entre las edificaciones exteriores y la muralla, que varía entre los 22 y los 28 metros, medidos perpendicularmente a los lienzos, lo que garantiza visiones y perspectivas adecuadas» de la fortificación.

                      El muro marca la linde del jardín. MARCIANO PÉREZ
El muro marca la linde del jardín. MARCIANO PÉREZ

Como avales del dictamen, los profesionales del consistorio reseñan que «e Plan Especial de la Ciudad Antigua propone liberar el espacio del nuevo jardín de la Era del Moro, con una distancia media de 22 metros entre la línea de edificación para usos residenciales y el lienzo de la muralla, distancia que se respeta», y que «ni el Plan Director de las Murallas de León, ni los Estudios previos al sistema territorial patrimonial para la puesta en valor del León Romano proponen modificar el planeamiento urbanístico en este punto». La suma de documentos permite subrayar que son «adecuadas las dimensiones del espacio exterior de protección de la muralla, así como la solución» recogida para completar «la manzana de usos residenciales con la construcción de un edificio de cierre sobre la parcela». «Se considera asimismo adecuado ejecutar la construcción con un doble objetivo: el cierre arquitectónico de la propia manzana y fijar población en el ámbito», explican los profesionales.

Como alternativa, proponen que, «si el objetivo perseguido es el de que la imagen urbana y arquitectónica en esta zona del entorno monumental de la Muralla y del castillo cuente con las mayores cualidades, podría alcanzarse por ejemplo con la convocatoria de un concurso de ideas de proyectos de arquitectura, en acuerdo con el resto de propiedades de la finca privativa de resultado».

León descarta expropiar la finca que ampliaría el jardín de Era del Moro