domingo 24/1/21
Trabajos en la ciudad

León enmienda la obra de Ordoño a los 15 días para mejorar la accesibilidad

PP y Cs habían criticado el obstáculo de la rígola para mayores y personas con discapacidad
Los operarios levantaron ayer las primeras zonas en las que se sustituirá la rígola. MARCIANO PÉREZ
Los operarios levantaron ayer las primeras zonas en las que se sustituirá la rígola. MARCIANO PÉREZ

Apenas 15 días después de que levantaran los canales de desagüe, colocaran las nuevas rígolas y extendieran la capa de asfalto para igualar la altura de las aceras con la calzada, los obreros empezaron ayer a desmontar parte de la obra de Ordoño II. Pese a que el planteamiento inicial se había plasmado sobre el terreno, la decisión de los responsables municipales ha variado el proyecto para adaptarse a las reclamaciones por la falta de accesibilidad de la que había alertado los partidos de la oposición, después de recoger las quejas de las personas con discapacidad física y visual.

Sobre la marcha, los planos se enmiendan para que las sillas de ruedas y carritos de bebé, los repartidores y los mayores, no tengan que salvar el pequeño badén de la pieza cóncava de hormigón, sino que lo hagan mediante la colocación de una losa al mismo nivel en más puntos a lo largo del vial.

Modificación

Se levantan parte de la losa cóncava entre la acera y la calzada para colocar una pieza a nivel

La decisión devuelve los martillos hidráulicos a la céntrica avenida, donde se han afanado en deshacer lo ejecutados en diferentes puntos del tramo entre Guzmán y el cruce con Alcázar de Toledo. Los operarios seguirán con la sustitución de la rígola por una baldosa. Como resultado, a lo largo de Ordoño II se sucederán los tramos con la losa cóncava, dispuesta para canalizar el agua hacia las alcantarillas, con aquellos en los que no hay desnivel alguno y se garantizar el tránsito continuado de las sillas de ruedas, los carritos y las personas con movilidad reducida.

Entre unos espacios y otros se busca que haya la mínima distancia para que estas personas vean favorecida su movilidad sin necesidad de trasladarse a los pasos de peatones e intersecciones, en los que hasta ahora se había definido la solución al mismo nivel sin obstáculos.

El avance de la piqueta le dio la oportunidad al PP para cuestionar de nuevo la obra de Ordoño II, «un proyecto caprichoso, millonario», tras una inversión de 414.000,37 euros, «e innecesario que el alcalde, José Antonio Diez, priorizó en el peor momento que vivía la ciudad».

Los populares incidieron en que estas «planchas de hormigón cóncavo suponen un obstáculo no sólo para personas de movilidad reducida, sino para repartidores, algunos de los cuales ya han ‘probado’ las consecuencias de atravesarlos con mercancía, carritos de bebés o de la compra y viandantes en general, que tienen que mirar constantemente al suelo para no tropezar». A partir de este discurso, la el grupo municipal reclamó al equipo de gobierno que explique «por qué está levantando la obra y si tan urgente era en estos momentos».

A las críticas se sumó Ciudadanos. La formación naranja recordó que en las pasadas semanas ya reclamaron que se tuviera en cuenta «los problemas de movilidad que genera» la rígola e incluso solicitaron que se convocara al consejo de discapacidad. «No cuestionamos que sea legal, pero sí nos parece poco ético invertir tanto dinero en hacer que una calle sea peatonal y poner obstáculos para que parte de los ciudadanos puedan aprovecharla», expuso Rosario Bardón.

León enmienda la obra de Ordoño a los 15 días para mejorar la accesibilidad