miércoles 14/4/21
Estrategia de futuro

León se llenará de sensores para la gestión de tráfico, movilidad y basura

El Ayuntamiento encarga la estrategia para la «ciudad inteligente» en la que invertirá 2,8 M€
La gestión del tráfico será uno de los principales retos. RAMIRO

La estrategia de futuro de la administración municipal se encomienda al concepto de ciudad inteligente: «aquella que hace uso de las tecnologías emergentes para contribuir a los objetivos de ser más habitable, funcional, competitiva y moderna», mediante el «fomento de la innovación y la gestión del conocimiento» y la generación de «oportunidades de crecimiento económico a través de la mejora de la productividad asociada a la prestación más eficiente de servicios y mediante la capacidad de atracción del talento». Si se traduce a la práctica, se tratará no sólo de aplicaciones informáticas, sino de cientos de sensores que se adherirán a cualquier tipo de elementos, como farolas, papeleras, fuentes, mobiliario urbano, semáforos o vehículos que darán una información en tiempo real para adelantarse, por ejemplo, a la gestión del tráfico, la recogida de la basura en zonas donde haya más acumulación, la limpieza o, incluso, la interacción con los teléfonos móviles para enviar información turística a quien abra una determinada página cuando cruza por el casco histórico.

Sobre esta idea, el Ayuntamiento de León acaba de adjudicar la asistencia técnica para implantar la plataforma de «desarrollo de un modelo basado en el conocimiento, a través de la implantación de un sistema de Business Intelligence, Big Data e Internet de las Cosas (IoT)», según se apunta en el acuerdo. El plan consistirá en contar con «herramientas de gran potencia analítica y predictiva» que permitan al consistorio «optimizar la gestión de sus activos» para gastar menos y «mejorar la calidad de sus servicios a la ciudadanía y a los visitantes», sin olvidar «el compromiso con la sostenibilidad».

El empeño, heredado del pasado mandato, cuenta con un presupuesto total de 2.800.742 euros, de los cuales la UE asumirá el 50% al incluirse la actuación dentro de la estrategia Edusi, pese a que se plantea para todo el municipio y no sólo para los barrios del norte. De esta partida se detraen ya los 177.797,40 euros del contrato adjudicado a la consultora Innovación y Desarrollo Local SL.

Los operarios de la empresa trabajan ya con los responsables de los diferentes servicios municipales para hacer el análisis de situación. La radiografía permitirá plantear las aplicaciones en cada una de las áreas, pero centrados sobre todo en las tres marcadas como prioritarias por el Ayuntamiento: la «movilidad urbana y tráfico, mediante la integración de los distintos servicios vinculados y mejora en la gestión del parque de bicis a disposición del ciudadano; la eficiencia en los consumos energéticos de edificios municipales, mediante la incorporación de registros de análisis y mejora de los consumos; y el medioambiente», en el que entran la recogida de basura, la limpieza viaria, la calidad del aire y los ruidos, que contarán con «sensorización con dispositivos ajustados al denominado internet de las cosas», como detalla el documento que marca un año como plazo para esta fase.

El acopio de datos y el análisis de las aplicaciones con las que cuenta en estos momentos la administración determinarán el diseño de la «plataforma software de ciudad inteligente». En este soporte se armará la estrategia para «obtener datos de cualquier elemento útil en el entorno» con el objetivo de «procesarlos para servir eficazmente a la gestión, monitorización, gobernanza y control».

La suma de todos los procesos que se decida incluir al final en el proyecto «deber servir de solución para los responsables de la gestión de los servicios municipales encargados de cumplir con unos ejes estratégicos, definidos previamente, a la hora de evaluar su calidad, su nivel de eficiencia y su impacto en la ciudad y el territorio». El informe que se añade a los pliegos de condiciones del concurso llevado a cabo para la adjudicación del contrato incide en que «se pretende también potenciar la transparencia y la apertura de datos». Para poner «la información a disposición de la ciudadanía y de los distintos agentes de la ciudad», el documento abunda en que se tomará como base «fuentes propias del Ayuntamiento disponibles actualmente y en el futuro», a las cuales se dará « accesibilidad de forma pública y abierta o bajo un acuerdo de colaboración e intercambio de información con otros agentes».

La filosofía del plan insiste en que su desarrollo conseguirá crear «una ciudad competitiva, que impulsa el desarrollo integral de los barrios, que dinamiza la economía y que está abierta al mundo».

León se llenará de sensores para la gestión de tráfico, movilidad y basura