viernes. 02.12.2022
Sanidad

León se queda sin la protonterapia de Amancio Ortega y los pacientes irán a Galicia o País Vasco

La fundación del magnate textil aporta un acelerador lineal de 2,5 M€, cuya obra está muy avanzada y funcionará en 2023
                      La obra del búnker para el acelerador lineal está avanzada y para conectarse con la planta -1 del Hospital. RAMIRO
La obra del búnker para el acelerador lineal está avanzada y para conectarse con la planta -1 del Hospital. RAMIRO

El Complejo Asistencial Universitario de León (Caule) recibirá 12 millones de euros para la renovación y adquisición de equipos de alta tecnología, aunque no disfrutará, de momento, de ninguno de protonterapia, según la ministra de Sanidad, Carolina Darias. De modo que los leoneses sí podrán beneficiarse de esta terapia especial en comunidades vecinas a las que lleguen alguna de las diez máquinas que costea la Fundación Amancio Ortega con 280 millones, como Galicia y País Vasco, o seguir desplazándose a Madrid, ciudad que hasta ahora era la única del país en la terapia de protones en un centro privado.

La protonterapia permite irradiar haces de protones para aniquilar las células tumorales de forma más localizada y menos agresiva y tóxica. Se trata de una alternativa a la radioterapia convencional para combatir el cáncer, en la que se administran fotones. La técnica no es nueva, ya que empezó a utilizarse en Estados Unidos en 1955, pero España era uno de los pocos países avanzados de Europa, junto con Portugal y Grecia, en donde esta tecnología no se había extendido a la sanidad pública, lo que obligaba a tratar a los enfermos en Suiza o en los centros privados de Madrid que disponen de un ciclotrón.

Está enfocada sobre todo para tratar los tumores de la población infantil. Una enfermedad que en los últimos cinco años ha afectado a medio centenar de menores en la provincia de los 1.100 casos de cáncer pediátrico que se registran al año en el país. El responsable del servicio de Oncología Radioterápica del Hospital de León, José Reyes Rodríguez Garrido, reconoce que «en León no tratamos a niños, se han derivado a Madrid y Suiza y en el último año también enviamos a un adulto», recuerda.

Rodríguez explica que la protonterapia ha demostrado su superioridad con respecto al tratamiento convencional en los tumores cerebrales infantiles y en aquellos de difícil localización, porque a diferencia de un adulto, el hecho de que un pequeño pueda sufrir un daño en un tejido sano puede comprometer su calidad de vida e incluso desarrollar tumores en el futuro.

«Es especialmente útil en tumores que requieren dosis altas para ser controlados y están localizados cerca de estructuras u órganos muy sensibles a la radiación. O en tumores pediátricos, ya que los órganos están todavía en desarrollo y son todavía más sensibles, por lo que es aún más importante evitar irradiar esos tejidos».

En los adultos está indicado en algunos tipos de cáncer muy determinados como los cordomas y condrosarcomas próximos a estructuras críticas como el tronco cerebral y las vías ópticas; los melanomas uveales (del ojo) o en el de algunos sarcomas que se desarrollan en tejidos blandos. En general podría recomendarse para tumores localizados en puntos del organismo próximos a tejidos críticos que deben preservarse lo mejor posible.

El Hospital leonés lo que sí recibirá es un acelerador lineal de 2,5 millones de euros por la generosidad de la Fundación Amancio Ortega. El proyecto está en marcha con una inversión final que asciende a 3,8 millones por la construcción del búnker donde se aloja, ya muy visible. La obra adjudicada a la empresa Varian Medical Systems Ibérica SL arrancó el pasado septiembre y está previsto que concluya a finales de este año.

Esta máquina, más moderna, también permite mayor precisión y menor toxicidad para tratar a pacientes. Beneficiará a medio centenar de pacientes cada día, de lunes a viernes. El servicio dispone de otro acelerador, de modo que cada mes se trata a casi medio millar de enfermos.

El impulso de Amancio Ortega sumado a los fondos europeos permitirán dar una gran cambio tecnológico al servicio de Oncología Radioterápica del complejo asistencial leonés con la llegada deun PET-TAC para medicina nuclear, una sala de hemodinámica y tres TAC de 65 cortes, más modernos para analizar con mayor precisión (cada uno de 448.000 euros), además de tres gammacámaras.

Ocho sedes con 280 M€
Sevilla, Málaga, Madrid, Barcelona, Valencia, Coruña, Vizcaya y Gran Canaria recibirán los ciclotrones

Oncología Radioterápica
El servicio del Caule dará un vuelco tecnológico con el acelerador y nuevos PET-TAC y sala de hemodinámica


Editorial:  D PEQUEÑITA 23PX   Mejor equipados contra el cáncer

 

Vieja reivindicación

El Ministerio de Sanidad incluyó el tratamiento de protonterapia en su cartera de servicios tras la donación de Amancio Ortega. La terapia por paciente cuesta unos 40.000 euros, así que su alto coste había sido hasta ahora la causa de no implantarla. Requiere un ciclotrón, que es una infraestructura muy costoso que puede suponer un desembolso, según los tipos, de hasta 50 millones de euros. La instalación de este servicio en la sanidad pública es una de las viejas demandas de la Sociedad Española de Oncología Radioterápica.

El Ministerio ha decidido que las diez máquinas vayan a Sevilla, Málaga, Madrid, Barcelona, Valencia, A Coruña, Vizcaya y Gran Canaria. De modo que Castilla y León no recibe ninguna. La terapia con protones es la radioterapia externa más precisa que protege al máximo el tejido sano porque no los expone innecesariamente a la radiación, al liberar la energía directamente en el tumor.

León se queda sin la protonterapia de Amancio Ortega y los pacientes irán a Galicia o...
Comentarios