miércoles 26/1/22
dl5p6g1

La reactivación del turismo nacional y el buen comportamiento del sector servicios durante todo el verano deja 1.242 parados menos el mes pasado, que se cerró con 27.777 personas inscritas en los servicios públicos de empleo, según los datos que ayer publicó el Ministerio de Trabajo y Economía Social. Es el séptimo mes consecutivo en el que baja la cifra de desempleados y es el mejor dato desde que estalló la pandemia, a pesar de que León perdió en septiembre más de mil afiliados a la Seguridad Social, que registró 161.709 cotizantes. En febrero de este mismo año la provincia tenía 34.673 afectados.

También resulta positiva la comparación interanual. El número de parados respecto a 2020 cayó el 10,63%. Hoy hay 3.303 menos. Prácticamente se ha recuperado todo el empleo destruido durante la crisis del covid, aunque la mayoría de los contratos son temporales y hay todavía demasiada precariedad. Antes del confinamiento estricto de la población, en febrero del año pasado, León tenía 29.482 personas que demandaban un empleo, 1.705 más que ahora. No obstante, en la foto no salen los 1.373 trabajadores que siguen inmersos en un Erte, 173 menos que en agosto. Hay además otros dos mil autónomos que cobran el cese de actividad.

Al alza

El sector servicios fue el que mejor comportamiento tuvo y solo la industria perdió trabajadores

Otro matiz importante es la estacionalidad. La caída de las restricciones durante el verano animó el consumo desde julio, pero todavía hay mucha incertidumbre sobre cómo se comportará el mercado en otoño, una época especialmente mala para el sector servicios, donde más descendió el paro en septiembre, con 777 desempleados menos. También bajó entre el colectivo sin empleo anterior (-442), en la construcción, donde se generaron 119 puestos nuevos, y en la agricultura, que sacó de las listas a 23 personas. Mientras, la industria no siguió esa misma tendencia y sumó 119 parados más.

En términos generales, afecta más a las mujeres (16.410) que a los hombres (11.367). Además, todavía hay 2.148 menores de 25 años que no encuentran un trabajo.

Una imagen similar ofrece Castilla y León, que anotó 10.281 parados menos, el cuarto mayor descenso del conjunto autonómico, con una caída del 6,9% que deja en 138.742 los desempleados en la comunidad, un dato histórico que apunta a la reactivación económica aunque con algunas incertidumbres en el horizonte: la inflación, el aumento del precio de la energía, y la falta de algunos suministros.

Ese dato de setiembre está cerca de los 132.594 del mismo mes de 2019, antes de la pandemia, aunque la Seguridad Social perdió 3.730 cotizantes en la comunidad respecto a agosto, que deja en 933.172 los afiliados. Como ocurre en la provincia, la temporalidad es el principal problema.

León recupera el empleo destruido por el covid con 1.242 parados menos