miércoles. 17.08.2022
Los semáforos de la calle Arco de Ánimas en el cruce con la calle Independencia donde se han colocado los semáforos con los leones rampantes. Á. C.
Los semáforos de la calle Arco de Ánimas en el cruce con la calle Independencia donde se han colocado los semáforos con los leones rampantes. Á. C.

Como Málaga con su Chiquito de la Calzada o Berlín con el Ampelmännchen, León ya cuenta con su semáforo icónico. Los leones rampantes del escudo de la ciudad se han subido a los discos rojos y verdes del dispositivo. Desde esta mañana, lucen en la esquina de Arco de Ánimas con Independencia, en coincidencia con el paso de fase que regula la entrada de vehículos de la calle perpendicular, ahora semicortada por la obras, en la vía de llegada a Santo Domingo. 

Su introducción se anota como anécdota estética y, de momento no se trasladará a ningún otro semáforo de la ciudad. La normativa regula que deben ser figuras de peatones las que aparezcan en el interior del disco para que la señalización tenga carácter ejecutivo. Más allá de esta efectividad reglamentaria, en la esquina de Arco de Ánimas León pide paso.

Junto con el detalle del semáforo, el Ayuntamiento ha aprovechado para adaptar la accesibilidad al consistorio de San Marcelo. En la rampa, han colocado una valla de forja en la que lucen dos leones y el 910 como año de fundación del Reino de León.

La valla de forja con los dos leones y el 910 como año de fundación del Reino de León colocada en el consistorio de San Marcelo. Á. C.
La valla de forja colocada en el consistorio de San Marcelo. Á. C.

 

El león rampante te da paso en el semáforo