miércoles 18/5/22

Olga Comes, la última reclusa etarra que pasó por las dependencias de Villahierro, quedó en libertad el pasado miércoles, según informó la Asociación de familiares y allegados de presos de ETA, Etxerat.

Los servicios centrales de Instituciones Penitenciarias resolvieron la clasificación en tercer grado de Comes, que ingresó en prisión el 4 de diciembre de 2012. En 2014 fue condenada por intentar secuestrar al edil socialista de Eibar Benjamín Atutxa.

En concreto, se le impuso una pena de 9 años, un mes y 15 días por depósito de armas y conspiración para un delito terrorista de detención ilegal.

Para su paso a tercer grado, aceptó la legalidad penitenciaria, se desvinculó de la organización terrorista y remitió escritos en los que renuncia al uso de la violencia, lamentaba el daño causado y se responsabilizaba del dolor causado a sus víctimas.

Tras haber cumplido buena parte de su condena en Villahierro, Comes se encontraba interna en el Centro Penitenciario de Villabona (Asturias), desde donde ha recuperado la libertad.

En libertad la última reclusa etarra que pasó por Mansilla